Astrocitoma cerebeloso infantil (PDQ®): Tratamiento

abril 20, 2007 at 10:52 pm Deja un comentario

Información general sobre el astrocitoma cerebeloso infantil

Puntos importantes de esta sección

El astrocitoma cerebeloso infantil es una afección en la cual se forman células benignas (no cancerosas) o malignas (cancerosas) en los tejidos del cerebro.

Los astrocitomas son tumores que se desarrollan a partir de células en el cerebro denominadas astrocitos. Los astrocitomas cerebelosos se originan en el cerebelo, el cual está ubicado en la sección posterior inferior del cerebro. El cerebelo es la parte del cerebro que controla el movimiento, el equilibrio y la postura.

Aproximadamente 15% a 25% de todos los tumores cerebrales de la infancia son astrocitomas cerebelosos. Si bien el cáncer es inusual en niños, los tumores cerebrales constituyen el tipo más común de cáncer infantil además de la leucemia y el linfoma.

El presente sumario hace referencia al tratamiento de los tumores cerebrales primarios (tumores que se originan en el cerebro). El tratamiento de los tumores cerebrales metastásicos, que son tumores formados por células cancerosas que se originan en otras partes del cuerpo y se diseminan en el cerebro, no se incluye en este sumario.

Los tumores cerebrales pueden desarrollarse tanto en niños como en adultos; no obstante, el tratamiento en niños puede ser diferente al tratamiento en adultos. (Para mayor información, consultar el sumario del PDQ sobre el tratamiento de los Tumores cerebrales en adultos.)

Se desconoce la causa de la mayoría de los tumores cerebrales infantiles.

Los síntomas del astrocitoma cerebeloso infantil son variados y con frecuencia dependen de la edad del niño y la ubicación del tumor.

Estos síntomas pueden estar ocasionados por un astrocitoma u otras afecciones. Debe consultarse a un médico ante cualquiera de los siguientes problemas:

  • Pérdida del equilibrio, dificultad para caminar, deterioro de la escritura o trastornos en el habla.
  • Dolor de cabeza por las mañanas o dolor de cabeza que desaparece después de vomitar.
  • Náuseas y vómitos.
  • Somnolencia inusual o cambio en el nivel de energía.
  • Modificación en la personalidad o la conducta.
  • Pérdida o aumento de peso inexplicado.

Pruebas que examinan el cerebro y la médula espinal se utilizan para detectar (encontrar) el astrocitoma cerebeloso infantil.

Pueden utilizarse las siguientes pruebas y procedimientos:

  • Tomografía computarizada (TAC): Procedimiento que toma una serie de fotografías detalladas de áreas internas del cuerpo, desde ángulos diferentes. Las imágenes son creadas por una computadora conectada a una máquina de rayos X. Es posible que al paciente se le inyecte en la vena o se le dé a tomar una tinción para ayudar a que los órganos y tejidos se vean más claros. Este procedimiento se denomina también tomografía computada, tomografía computadorizada o tomografía axial computarizada.
  • Imágenes por resonancia magnética (IRM): Procedimiento en el cual se utiliza un imán, ondas radioeléctricas y una computadora para crear una serie de fotografías detalladas de áreas internas del cerebro y la médula espinal. Se inyecta una sustancia denominada gadolinio en el paciente a través de una vena. El gadolinio se ubica en torno a las células cancerosas de manera que se ven más brillantes en la fotografía. Este procedimiento se conoce también como imágenes por resonancia magnética nuclear (IRMN).

El astrocitoma cerebeloso infantil se diagnostica y extirpa durante la cirugía.

Si se sospecha la existencia de un tumor cerebral, se realiza una biopsia mediante la remoción de parte del cráneo y con la utilización de una aguja se extirpa una muestra del tejido tumoral. Un patólogo observa el tejido al microscopio en búsqueda de células tumorales. Si se encuentran células cancerosas, el médico extirpará cuidadosamente tanto tumor como fuera posible durante el procedimiento quirúrgico.

Ciertos factores repercuten en el pronóstico (posibilidad de recuperación) y la elección de tratamiento.

El pronóstico (probabilidad de recuperación) dependerá de:

  • El tipo de astrocitoma.
  • Si hay remanente de células cancerosas después de la cirugía.

Las opciones de tratamiento dependerán de:

  • Si hay remanente de células cancerosas después de la cirugía, o si estas se han diseminado o otras partes del cerebro.
  • Ubicación del tumor.
  • Edad del niño.

Información general

Este sumario sobre el tratamiento del cáncer abarca el diagnóstico, la clasificación, el tratamiento y el pronóstico del astrocitoma cerebeloso infantil.

El Instituto Nacional del Cáncer provee los sumarios de tratamiento con información oncológica pediátrica del PDQ como un servicio público para aumentar el grado de accesibilidad de información con base científica entre el personal sanitario, pacientes y el público en general. Estos sumarios son periódicamente actualizados conforme a los más recientes descubrimientos publicados en la literatura especializada por un Consejo editorial conformado por especialistas en oncología y pediatría.

Los tumores cerebrales primarios son un grupo diverso de enfermedades que, juntas, constituyen el tumor sólido más común de la niñez. Estos tumores se clasifican de acuerdo a su histología, pero la situación del tumor y el grado de su extensión son factores importantes que afectan el tratamiento y el pronóstico de la enfermedad. Para el diagnóstico y la clasificación de los tumores, está en constante aumento el uso del análisis inmunohistoquímico, los resultados genéticos moleculares y citogenéticos y las medidas de actividad mitótica.

La clasificación de los tumores cerebrales infantiles se basa no solamente en la histología, sino también en la ubicación. Los tumores se categorizan clásicamente como infratentoriales, selares o supraselares, o de base corticoide. Entre los tumores infratentoriales comunes (fosa posterior) se encuentran los siguientes:

  1. Astrocitomas cerebelosos (por lo general pilocítico, pero también fibrilar y con menos frecuencia de alto grado).
  2. Meduloblastomas (tumores neuroectodermales primitivos [PNET, por sus siglas en inglés]).
  3. Ependimomas (celular, papilar, célula clara, tanicítico o anaplásico).
  4. Gliomas del tronco encefálico son típicamente difusos, intrínsecamente tumores que suelen diagnosticarse neuroradiográdicamente sin biopsia. Los tumores focales, tectales y exofíticos cervicomedulares son generalmente de bajo grado.
  5. Tumores teratoides/rabdoides atípicos (TA/TR).

Entre los tumores que se presentan de forma supratentorial tenemos los siguientes:

  1. Astrocitomas hemisféricos cerebrales de bajo grado (grado 1 [pilocítico] o grado 2).
  2. Astrocitomas de alto grado o maligno (astrocitomas anaplásicos, glioblastoma multiformes [grado 3 o 4]).
  3. Gliomas mixtos (de alto o bajo grado).
  4. Oligodendrogliomas.
  5. Tumores neuroectodermales primitivos (como los neuroblastomas cerebrales, pineoblastomas, ependimoblastomas).
  6. TA/TR.
  7. Ependimomas (celular o de bajo grado).
  8. Meningiomas.
  9. Tumores del plexo coroideo (papilomas y carcinomas).
  10. Tumores pineales parenquimales (pineocitomas o tumores parenquimales pineales mixtos).
  11. Tumores gliales neuronales y neuronales mixtos (gangliogliomas, gangliogliomas desmoplásicos infantiles, tumores neuroepiteliales disembrioplásicos).
  12. Metástasis (poco común) de malignidades extraneurales.

Además de esos tumores que se presentan supratentorialmente, existen otros tumores que se presentan mayormente en la región selar y supraselar como los:

  1. Craneofaringiomas.
  2. Astrocitomas diencefálicos (tumores centrales que implican el quiasmo; hipotálamo o tálamo o ambos) que generalmente son de bajo grado (tales como los astrocitomas, grado 1 [pilocítico] o grado 2).
  3. Tumores de células germinales (germinomas y no germinomatoso).

Entre los conceptos generales cuya compresión es de importancia para quienes atienden a un niño con tumor cerebral se encuentran los siguientes:

  1. Sólo se puede seleccionar la terapia apropiada si se hace un diagnóstico correcto y se determina con precisión el estadio de la enfermedad.
  2. El tratamiento de los niños con tumores primarios cerebrales presentan grandes dificultades; para obtener resultados terapéuticos óptimos se requiere de los esfuerzos coordinados de especialistas pediátricos en campos tales como neurocirugía, neuropatología, radiooncología, oncología pediátrica, neurooncología, neurología, rehabilitación, neurorradiología, endocrinología y psicología, que tengan pericia especial en el cuidado de pacientes con estas enfermedades.[1-3]
  3. Más de la mitad de los niños diagnosticados con tumores cerebrales sobreviven 5 años a partir del diagnóstico. En algunos subgrupos de pacientes, es posible obtener una tasa aún más elevada de supervivencia y curación. El tratamiento de cada niño debe abordarse con intención curativa, tomándose en cuenta antes de iniciar la terapia las secuelas posibles a largo plazo de la enfermedad y de su tratamiento.
  4. No se ha determinado el régimen de tratamiento óptimo para la mayoría de los tumores cerebrales infantiles. Pero debe pensarse en la posibilidad de que los niños con tumores cerebrales participen en un ensayo clínico cuando haya un estudio adecuado disponible. Estos ensayos clínicos los realizan distintas instituciones y grupos de cooperación.
  5. Las pautas para los centros de cáncer pediátrico y su función en el tratamiento de los pacientes pediátricos con cáncer han sido delineadas por la American Academy of Pediatrics (Academia Estadounidense de Pediatría).[4]
  6. Sigue sin conocerse la causa de la mayoría de los tumores cerebrales infantiles.[5,6]

Este sumario versa sobre el tratamiento del astrocitoma cerebeloso infantil.

Para mayor información sobre ensayos clínicos en curso, consulte el portal de Internet del NCI. (Nota: La información contenida en este enlace solo está disponible en inglés.)

Bibliografía

  1. Strother DR, Poplack IF, Fisher PG, et al.: Tumors of the central nervous system. In: Pizzo PA, Poplack DG, eds.: Principles and Practice of Pediatric Oncology. 4th ed. Philadelphia, Pa: Lippincott, Williams and Wilkins, 2002, pp 751-824.
  2. Pollack IF: Brain tumors in children. N Engl J Med 331 (22): 1500-7, 1994.  [PUBMED Abstract]
  3. Cohen ME, Duffner PK, eds.: Brain Tumors in Children: Principles of Diagnosis and Treatment. 2nd ed. New York: Raven Press, 1994.
  4. Guidelines for the pediatric cancer center and role of such centers in diagnosis and treatment. American Academy of Pediatrics Section Statement Section on Hematology/Oncology. Pediatrics 99 (1): 139-41, 1997.  [PUBMED Abstract]
  5. Kuijten RR, Bunin GR: Risk factors for childhood brain tumors. Cancer Epidemiol Biomarkers Prev 2 (3): 277-88, 1993 May-Jun.  [PUBMED Abstract]
  6. Kuijten RR, Strom SS, Rorke LB, et al.: Family history of cancer and seizures in young children with brain tumors: a report from the Childrens Cancer Group (United States and Canada). Cancer Causes Control 4 (5): 455-64, 1993.  [PUBMED Abstract]
About these ads

Entry filed under: Documentos de importancia, Tratamientos. Tags: .

Tumores cerebrales infantiles (PDQ®): Tratamiento Astrocitoma cerebral infantil/glioma maligno (PDQ®): Tratamiento

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


La Fundación Anna Vázquez es una entidad sin fines de lucro aprobada legalmente según Personería Jurídica Nº 361/07 CUIT30-71028256-7 Tiene como misión atender las necesidades del niño enfermo de cáncer cerebral y su familia a lo largo de las distintas etapas de la enfermedad. IMPORTANTE: Este es un SITIO DE DIVULGACIÓN CIENTÍFICA, por lo cual contiene imágenes médicas que pueden alterar su sensibilidad
Los artículos puestos a consideración aquí son de carácter netamente informativo y de ninguna manera deben tomarse como consejo profesional, visite a su médico para obtener diagnóstico y tratamiento. Las expresiones aquí vertidas en los comentarios o en los artículos recopilados, son exclusiva responsabilidad de sus autores y no concuerdan necesariamente con las opiniones de quienes formamos la Fundación.

Estadísticas del Web Site de la Fundación Anna Vázquez

  • 10,415,119 personas ya nos visitaron...
abril 2007
L M X J V S D
    may »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30  

Archivos de la Fundación Anna Vázquez


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 265 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: