INTERPRETACION DEL HEMOGRAMA

agosto 7, 2007 at 10:02 pm 3 comentarios

El hemograma es un examen relativamente simple y en algunas situaciones nos ayuda en la evaluación diagnóstica. Este examen entrega datos sobre hematocrito (Hto), concentración de la hemoglobina (Hb), concentración de hemoglobina corpuscular media (CHCM), volumen corpuscular medio (VCM), recuento de eritrocitos, leucocitos y plaquetas.

Además, nos entrega información sobre la dispersión del tamaño de los eritrocitos (RDW) (Red blood cell distribution width), el que se expresa en % y representa el coeficiente de variación de tamaños de los eritrocitos. En el hemograma se analiza también el frotis sanguíneo que consiste en la evaluación morfológica de los elementos sanguíneos, lo cual puede ser especialmente útil en los pacientes con anemia, pero también anormalidades en los leucocitos o plaquetas pueden ser de orientación diagnóstica.

Hematocrito y hemoglobina

Los valores Hto y Hb se relacionan al número y cantidad de Hb de los eritrocitos. Cuando estos valores están disminuidos en más de 2 DE respecto al promedio, según la edad se habla de anemia (tabla 1).

Si el Hto y la Hb están aumentados se habla de la policitemia, que puede ser primaria (policitemia vera) o secundaria (enfermedad cardiaca, cianótica, tumores cerebrales, renales, etc.).

Tabla 1
Valores de hemoglobina en la infancia

Edad Hb g/dl

Promedio ± 2 DE

Criterio diagnóstico de anemia (> 2DE)

Hb/dl

RN

2 m – 3 m

Prematuro

5 m – 2 años

Preescolar

Escolar 5 – 9 años

Escolar 9 -12 años

Id. 12 – 14 años

17 ± 2

11 ± 15

9 ± 2

12,5 ± 1,5

12,5 ± 1,5

13 ±1,5

13,5 ± 1,5

14,0 ± 1,5

< 15

< 9,5

< 7,0

< 11,0

< 11,0

< 11,5

< 12,0

< 12,5

 

Rol del VCM, RDW y recuento de reticulocitos en la evaluación de las anemias

La aproximación diagnóstica del punto de vista de la anamnesis y del examen físico no será tratada en esta revisión. Acá nos referiremos a cómo los diferentes componentes del hemograma nos pueden orientar a un posible diagnóstico.

El VCM y RDW, nos entregan información sobre el tamaño y dispersión del tamaño de los glóbulos rojos (GR). En el niño el VCM, es menor que en el adulto (tabla 2) y en un niño con anemia, el tamaño de los GR puede ser normal, pequeño o aumentado y la dispersión del tamaño (RDW), puede estar normal o aumentada (rango normal en niño RDW = 11,5 – 14,5%).

 

Tabla 2
Aproximación diagnóstica de las anemias basadas en VCM del glóbulo rojo y frotis sanguíneo

Microcítico

hipocromo

Macrocítico Normocítico

normocromo

Alteraciones

morfológicas

  • Anemia por déficit de fierro
  • Talasemia
  • Anemia sideroblástica
  • Intoxicación por Pb
  • Anemia megaloblástica
  • Anemia aplástica
  • Leucemia
  • Drogas
  • Pérdida Ag. sangre
  • Infecciones
  • Inflamaciones Crónicas
  • Enf. renales crónicas
  • Enf. malignas
  • Esferocitos
  • Ovalocitos
  • Estomatocitos
  • Cél. falciformes
  • Esquistocitos
VCM x ± 7 µ3

RN = 119

4 m -2 años = 77

2 a – 6 años = 80

6 a – 12 años = 85

Adulto = 90

Tabla 3
Aproximación diagnóstica basada en el recuento reticulocitario

Reticulocitos aumentados Reticulocitos normales o disminuidos
  1. Anemias hemolíticas
    1. Corpuscular:
      • Defectos de membrana
      • Alteraciones enzimáticas
      • Hemoglobinopatías
    2. Extracorpuscular:
      • Test Coombs (+) (-)
  2. Hemorragias agudas
  1. Déficit nutrientes
  2. Infecciones ó inflamaciones crónicas
  3. Enfermedades crónicas
  4. Invasión medular

El recuento de reticulocitos mide la producción de eritrocitos, lo que es importante en la evaluación de una anemia (tabla 3). El recuento de reticulocitos se afecta por la vida media de los reticulocitos y la intensidad de la anemia por lo que se usa el índice reticulocitario, que corrige los valores según la intensidad de la anemia.

La vida media de los reticulocitos varía de 1 día con Hto normal, a 2,5 días con Hto 15%. Para calcular el índice reticulocitario se utiliza la siguiente fórmula:

% reticulocitos x (Hto paciente/Hto normal)

IR = ———————————————————–

Factor de corrección

Hto normal

IR: Indice reticulocitario

Factor de corrección según Hto: 45% =1; 25% = 2; 35% =1,5; 15% = 2,5

Se considera un índice regenerativo mayor o igual a 3.

 Anemias con VCM, disminuido

Las anemias microcíticas son causadas por síntesis insuficiente de Hb, que puede llevar a hipocromía, formación de target cells y otras formas alteradas. En general, la microcitosis es causada por déficit de fierro o inhabilidad de utilizar el fierro, como ocurre en las enfermedades crónica, talasemias, intoxicaciones por plomo, anemia sideroblástica. La anemia por déficit de fierro es la causa más frecuente en niños entre 1 y 3 años.

Los trastornos hereditarios de la síntesis de la Hb, como la ß Talasemia en estado heterocigoto, pueden ser confundidas con déficit de fierro, pero existen diferencias especialmente en RDW, el cual está aumentado en déficit de fierro y normal en las ß Talasemias; el frotis puede ser diferente con mayor grado de poiquilocitosis y punteado basófilo en pacientes con rasgos talasémicos que en niños con déficit de fierro.

 

Anemias con VCM normal

Las anemias normocíticas con recuento de reticulocitos elevado, muchas veces son causadas por pérdidas de sangre agudas o por hemólisis; sin embargo, los pacientes con hemólisis no necesariamente son anémicos, como ocurre cuando la eritropoyesis aumenta en forma tal, que logra compensar la disminución de la vida media de los eritrocitos.

Las causas de anemias normocíticas con recuento reticulocitario normal o disminuido son: infecciones, inflamaciones crónicas, enfermedades renales crónica, enfermedades malignas que invaden la médula ósea.

 

Anemias con VCM alto

Las anemias con VCM alto y RDW normal se ven en anemias aplásticas y preleucemias y las anemias con VCM alto y RDW alto, en déficit de ácido fólico, deficiencia de Vitaminas B12 y anemias hemolíticas inmunes por crioaglutininas.

 Concentración de hemoglobina corpuscular media (CHCM)

El rango normal de CHCM es de 34 ± 2 mg/dl. Es el método más útil para detectar deshidratación celular del eritrocito.

La CHCM del eritrocito en microesferocitosis familiar está aumentada por sobre el límite alto de lo normal (36 mg/dl) en 50% de los casos. Asimismo, los pacientes con Sickle cell anemia también tienen eritrocitos con aumento en la CHCM, debido a la deshidratación celular.

La CHCM disminuida, bajo 30 mg/dl se considera sinónimo de hipocromía y se ve en condiciones que llevan a síntesis insuficientes de Hb.

 

Recuento leucocitario

En la infancia tanto el número de leucocitos como su distribución porcentual varía con la edad (tabla 4). Las modificaciones del número y su distribución porcentual se producen frente a distintos cambios fisiológicos y a causas patológicas. La respuesta es poco específica y rápidamente cambiante por lo que hay que interpretarla en relación con el cuadro clínico del paciente.

Tabla 4
Recuento leucocitario en la infancia

Grupo etario Cifra leucocitos
Promedio y rango
Fórmula porcentual ± 10%
Neutrófilo Linfocitos
RN

1 año

2-5 años

6-12 años

18 000 (10-30 000)

12 000 (6-18 000)

10 000 (6-15 000)

8 000 (5-13 000)

60

30

40

50

30

60

50

40

Causas de leucocitosis

Se define leucocitosis como el aumento del número de leucocitos circulantes > 11 000 mm3. Pueden ser leucocitosis fisiológicas, como ocurre en el recién nacido (hasta 30 000 mm3), secundarias a ejercicios, a alteraciones emocionales como: miedo y agitación, a la ovulación o a inflamación producida por enfermedades infecciosas inflamatorias, neoplásicas, estados de estrés metabólico (acidosis, anoxia, convulsiones), sangramientos agudos o enfermedades hematológicas.

 Neutrofilia

La neutrofilia corresponde al aumento de polimorfonucleares sobre 6 000 o 10 000 por mm3. Se ve con mayor frecuencia en las infecciones bacterianas agudas y en forma pasajera, al comienzo de las infecciones virales.

 Reacción leucemoide granulocítica

Corresponde a la presencia de hiperleucocitosis de más de 50 000 mm3 y/o desviación izquierda extrema con aparición de juveniles, mielocitos, promielocitos y muy raramente, mieloblastos. No hay hiato leucémico y en general, tampoco anemia ni trombopenia. La causa más frecuente en el niño son las infecciones bacterianas (con mayor frecuencia pulmonares y urinarias). El diagnóstico diferencial es la leucemia mieloide crónica, rara en niños. La tinción histoquímica para fosfatasas alcalinas ayuda a diferenciarlas; ésta es intensamente positiva en la reacción leucemoide y débil o negativa en la leucemia mieloide crónica.

 

Eosinofilia

Se considera eosinofilia el aumento de eosinófilos por sobre 500 por mm3. En el niño se ven aumentos moderados con mayor frecuencia en parásitos que tengan contacto con la sangre (áscaris, larva migrante de Toxocara canis o catis, Triquina, distoma hepático, anquilostoma, Sarcoptes scabiei). Son causa también de eosinofilia las enfermedades alérgicas como asma, urticarias y eczema, drogas como penicilinas, aminoglicósidos, cefalosporinas, ferroterapia y otras; así como enfermedades granulomatosas del mesénquima, cirrosis hepática, neoplasias y post radioterapia.

 

Linfocitosis

Éstas pueden ser de dos tipos: relativas o absolutas. Las linfocitosis relativas son aquéllas en que hay más de 50% de linfocitos con cifras leucocitarias disminuidas, normales o poco aumentadas. En niños se presentan con mayor frecuencia frente a infecciones virales respiratorias, digestivas o exantemáticas (sarampión, rubéola, varicela) con aproximadamente 10% o más de linfocitos atípicos o hiperbasófilos. Con menor frecuencia se presentan en tifoidea, brucelosis, tuberculosis.

Las linfocitosis absolutas corresponden a aquéllas en que en el hemograma hay más de 10 000 linfocitos mm3, con cifras leucocitarias aumentadas que pueden llegar a ser > de 50 000 mm3. Se presentan en coqueluche, adenovirus tipo 12, linfocitosis infecciosa, mononucleosis infecciosa. Esta última, aproximadamente en la 2ª semana de evolución presenta más de 20% de linfocitos medianos o grandes hiperbasófilos. Este síndrome mononucleósico también se puede ver en toxoplamosis, enfermedad por citomegalovirus, hepatitis infecciosa, y medicamentos (PAS, hidantoínicos).

 

Monocitosis

La presencia de más de 1 000 monocitos por mm3 en el lactante hasta los 2 años y más de 800 monocitos por mm3 en preescolares y escolares, se consideran monocitosis. Se presentan en general acompañadas de linfocitosis y eosinofilia moderada en convalecencia de enfermedades infecciosas, como por ejemplo en reabsorción de neumonías, infecciones crónicas granulomatosas (TBC, Hodgkin), infecciones virales y en infecciones por gérmenes intracelulares (Brucelosis, Listeria monicitógena). La monocitosis es un signo de gravedad en infecciones severas, como la sepsis del lactante.

 

Leucopenias

Se considera leucopenia la presencia en el hemograma de menos de 4 000 leucocitosis mm3, con disminución relativa o absoluta de neutrófilos y/o linfocitos.

 

Neutropenias

El hallazgo de menos de 1 500 polimorfonucleares mm3, corresponde a neutropenia. Éstas pueden ser transitorias o prolongadas y en cuanto al riesgo de infección pueden dividirse en:

  1. Leves: de 1 000 – 1 500 (asintomáticas)
  2. Medianas: de 500 – 1 000 (infecciones cutáneas)
  3. Graves: menos de 500 (infecciones bucofaríngeas, neumonías y sepsis)

En cuanto a su origen, puede ser por menor producción, alteraciones en la maduración (centrales) o por mayor destrucción o secuestro (periféricas). Pueden ser secundarias a infecciones severas, drogas, esplenomegalia, desnutrición severa, enfermedades del colágeno, inmunes, aplasias o invasión por células neoplásicas.

 

Linfopenias

Menos de 2 000 linfocitos mm3 en el hemograma corresponde a linfopenias. Pueden ser congénitas – que son raras – o adquiridas por infecciones virales, que pueden acompañarse de leucopenias y producir “anergia” importante (sarampión, rubéola, varicela.) El SIDA, que puede presentarse en hijos de madres infectadas o por transfusiones, también puede producir linfopenia.

Otras causas de linfopenia son: la desnutrición, enfermedad de Hodgkin, drogas inmunosupresoras, corticoides, citostáticos y radioterapia.

La morfología de los leucocitos puede ocasionalmente ser útil en el diagnóstico, por ejemplo en la anomalía de Pelger Huet, enfermedad de transmisión genética dominante, benigna, que se caracteriza por una falla en la segmentación normal, encontrándose en el hemograma el núcleo bilobulado en la mayoría de los granulocitos maduros y eosinófilos. En estos casos debe hacerse el diagnóstico diferencial con aumento de baciliformes. La presencia de neutrófilos hipersegmentados puede ser una condición autosómica dominante o una condición asociada a anemia megaloblástica. Otras anomalías como las de Chediak-Higashi y May Hegglin (ver textos específicos) son raras.

 

Plaquetas

Las alteraciones en el número de plaquetas así como en su tamaño pueden ser claves en el diagnóstico. Hay una gran variación en el rango normal del recuento de plaquetas. En general se define como trombocitopenia a los recuentos de plaquetas menores de 150 000 mm3, y trombocitosis, entre 600 000 o 1 000 000 o más.

 

Trompocitopenia

Cuando existe trombocitopenia aislada, la causa más común es la destrucción inmune, pero existen trombocitopenias asociadas a un gran número de otras condiciones como coagulación intravascular diseminada (C.IV.D), anemia hemolítica microangiopática, hiperesplenismo, disminución de la producción en el caso de anemia aplástica, invasión de la médula por enfermedades malignas como leucemias, neuroblastoma, linfoma u otras.

 

Trombocitosis

La trombocitosis en la infancia raramente causa complicaciones. El recuento de plaquetas elevado es casi siempre reactivo. Las infecciones suelen ser la causa más frecuente (virales, bacterianas o Mycoplasma pneumoniae), pero existen muchas otras condiciones que se asocian a trombocitosis como son la anemia por déficit de fierro, enfermedad de Kawasaki (en segunda a tercera semana), síndrome nefrótico, traumas y algunos tumores. Debido a que no existen secuelas aparentes en estas trombocitosis reactivas, raramente se indica terapia antiplaquetaria, salvo en S. Kawasaki que constituye la excepción, porque se acompaña de vasculitis.

 

Referencias

  1. Taboada H: Anemias en pediatría. En: Winter y Puentes, Medicina Infantil 2ª edición 1991: 863-877.
  2. Taboada H: Fórmula leucocitaria del niño. En: Winter y Puentes, Medicina Infantil 2ª edición 1991: 878-885.
  3. Lanzkowsky: Disorders of the white blood cell. En: Lanzkowsky, Pediatric Hematology Oncology, Mc Graw Hill, 1993: 224-249.
  4. Walters M, Abelson H: Interpretation of the complete blood count. Pediatr Clin North Am 1996; 43: 599.
About these ads

Entry filed under: Documentos de importancia, Pediatría, Procedimientos, Técnicas diagnósticas. Tags: .

Atlas de Hematología: Leucemias HIPERTENSION ARTERIAL EN PEDIATRIA

3 comentarios Add your own

  • 1. violeta leyva cerna  |  febrero 12, 2010 en 11:48 pm

    la informacion es muy buena y por favor enviarme informacion al respcto , hemograma en recien nacido

    Responder
  • 2. Catalina  |  junio 17, 2010 en 5:16 am

    Hola, me acaban de entregar un hemograma tipo IV y tengo alteradas varias cositas, no demasiado pero si estan fuera del rango, los linfocitos, RBC, RDW y la velocidad de sedimentacion las tengo altas y el MCH lo tengo bajo, el resto esta normal, mi hematocrito es excelente esta en 40.40%, a que se puede deber esta alteración. Gracias

    Responder
  • 3. nicolas  |  julio 9, 2010 en 6:16 pm

    recibi los resultado de mi hijo en la pruba de serie blanca fue de 17.10 dice que la muestra fue confirmada quiero estar segura de los que tiene

    Responder

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


La Fundación Anna Vázquez es una entidad sin fines de lucro aprobada legalmente según Personería Jurídica Nº 361/07 CUIT30-71028256-7 Tiene como misión atender las necesidades del niño enfermo de cáncer cerebral y su familia a lo largo de las distintas etapas de la enfermedad. IMPORTANTE: Este es un SITIO DE DIVULGACIÓN CIENTÍFICA, por lo cual contiene imágenes médicas que pueden alterar su sensibilidad
Los artículos puestos a consideración aquí son de carácter netamente informativo y de ninguna manera deben tomarse como consejo profesional, visite a su médico para obtener diagnóstico y tratamiento. Las expresiones aquí vertidas en los comentarios o en los artículos recopilados, son exclusiva responsabilidad de sus autores y no concuerdan necesariamente con las opiniones de quienes formamos la Fundación.

Estadísticas del Web Site de la Fundación Anna Vázquez

  • 10,097,494 personas ya nos visitaron...
agosto 2007
L M X J V S D
« jul   sep »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  

Archivos de la Fundación Anna Vázquez

últimos comentarios recibidos

maribel gonzalez on Ventilación mecánica básica
MARGARITA BUGUEÑO DI… on Tabla de estatura y peso
XAVIER DUEÑAS on Efectividad del Dasatinib en L…
alexa on NEUROANATOMIA – VIAS…
Marta Caballeri on Hematoma Subdural.
wendy gutierrez on Neurofibromatosis-1
wendy gutierrez on Neurofibromatosis-1
wendy gutierrez on Neurofibromatosis-1

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 232 seguidores

%d personas les gusta esto: