El Síndrome de Muerte Súbita del Lactante (SIDS)

octubre 16, 2008 at 6:52 pm Deja un comentario

¿Qué es el síndrome de muerte súbita del lactante?

El síndrome de muerte súbita del lactante (su sigla en inglés es SIDS) es la muerte repentina e inexplicable de un infante de hasta 1 año de edad. Se denomina también muerte en la cuna, dado que la muerte se produce cuando el bebé está durmiendo en su cuna, y constituye la causa principal de muerte en los bebés de 1 mes a 1 año de vida, pero ocurriendo lo más a menudo posible entre dos y tres meses de la edad. La muerte es súbita e impredecible y, en general, se produce rápidamente durante el momento del sueño. Sin embargo, en la mayoría de los casos, el bebé parece saludable.

¿Cuáles son las causas del síndrome de muerte súbita del lactante?

Las causas exactas del síndrome de muerte súbita del lactante todavía no se conocen y se están llevando a cabo investigaciones. Existen algunos factores que hacen que los bebés sean más vulnerables al síndrome de muerte súbita del lactante. Algunos de los factores de riesgo se pueden prevenir, otros no. Las pruebas demostraron que algunos bebés que mueren debido a este síndrome presentan estas características:

  • anomalías cerebrales
    Algunos bebés con SIDS también nacen con anomalías cerebrales que los vuelven vulnerables a la muerte súbita durante el primer año de vida. Los estudios de las víctimas de este síndrome demuestran que muchos bebés con SIDS tienen anomalías en el “núcleo arcuato”, parte del cerebro que probablemente ayuda a controlar la respiración y el despertar durante el sueño. Los bebés que nacen con defectos en otras partes del cerebro o del cuerpo, también pueden ser más propensos a la muerte súbita. Estas anomalías pueden ser consecuencia de la exposición del feto a una sustancia tóxica o de la disminución de oxígeno. Por ejemplo, el tabaquismo durante el embarazo puede reducir la cantidad de oxígeno que recibe el feto.
  • eventos después del nacimiento
    La falta de oxígeno, la absorción excesiva de dióxido de carbono, el exceso de calor o una infección pueden estar relacionados con el síndrome de muerte súbita del lactante. Entre los ejemplos de falta de oxígeno y niveles excesivos de dióxido de carbono se pueden incluir los siguientes:

    • infecciones respiratorias que provocan problemas respiratorios.
    • aire exhalado que se vuelve a inspirar porque queda atrapado bajo la ropa de c ama cuando los bebés duermen boca abajo.

    Normalmente, el bebé siente la falta de aire y su cerebro le ordena que despierte y llore. Esto cambia los latidos o patrones de respiración para compensar la disminución de oxígeno y el exceso de dióxido de carbono. Sin embargo, un bebé con un defecto en el núcleo arcuato puede carecer de este mecanismo de protección.

    Se podría explicar de esta manera por qué los bebés que duermen boca abajo están más expuestos al síndrome de muerte súbita y por qué una gran cantidad de bebés con SIDS presentan infecciones respiratorias antes de su muerte. También podría explicar la causa del incremento de casos de muerte súbita del lactante durante los meses más fríos del año, cuando las infecciones respiratorias e intestinales son más frecuentes.

  • problemas del sistema inmune
    La cantidad de células y proteínas que produce el sistema inmune de algunos bebés con SIDS es mayor que lo normal. Algunas de estas proteínas pueden interactuar con el cerebro y cambiar la frecuencia cardíaca y la respiración durante el sueño, o pueden inducir un sueño profundo en el bebé. Estos efectos podrían ser los suficientemente fuertes como para provocar la muerte del bebé, en especial si sufre un defecto cerebral subyacente.
  • trastornos metabólicos
    Algunos bebés que mueren súbitamente pueden haber nacido con un trastorno metabólico. Uno de estos trastornos es la deficiencia de la cadena media de la acil-CoA deshidrogenasa, que impide que el bebé procese los ácidos grasos de manera apropiada. La acumulación de estos metabolitos ácidos podría, finalmente, provocar la interrupción súbita y fatal de la respiración y del funcionamiento del corazón. Si existen antecedentes familiares de este trastorno o de muerte infantil por causas desconocidas, un estudio genético de los padres mediante un análisis de sangre puede determinar si son portadores de este trastorno. Si se determina que uno de los padres o ambos son portadores, puede realizarse un examen al bebé después del nacimiento.

¿Quiénes corren riesgo de sufrir el síndrome de muerte súbita del lactante?

En Estados Unidos, mueren aproximadamente 2.600 bebés cada año a causa de este síndrome. Algunos corren un riesgo mayor que otros. Por ejemplo, la incidencia del SIDS es mayor cuando el bebé tiene entre 1 y 4 meses de vida, es más frecuente en los niños que en las niñas, y la mayoría de las muertes se producen durante el otoño, el invierno y los primeros meses de la primavera.

Entre los factores que pueden aumentar el riesgo de que un bebé muera de SIDS se incluyen los siguientes:

  • los bebés que duermen boca abajo
  • los bebés que duermen sobre superficies blandas, las sábanas están sueltas y están cubiertos por muchas frazadas
  • los bebés que comparten la cama con otros niños
  • las madres que fuman durante el embarazo (tienen una probabilidad tres veces mayor de tener un bebé con SIDS)
  • la exposición al humo pasivo de los fumadores de la casa (la madre, el padre y demás personas) aumenta al doble el riesgo del bebé de sufrir SIDS
  • las madres menores de 20 años de edad en el momento de su primer embarazo
  • los bebés cuyas madres no recibieron cuidados prenatales o si estos cuidados fueron tardíos
  • los prematuros o los bebés con bajo peso al nacer

¿Cómo se diagnostica el síndrome de muerte súbita del lactante?

Se diagnostica SIDS cuando no se puede determinar la causa de la muerte, incluso luego de llevar a cabo una investigación completa que incluye lo siguiente:

  • autopsia
  • examen del lugar de la muerte
  • revisión de los síntomas o enfermedades que tuvo el bebé antes de morir
  • cualquier otro antecedente médico

¿Qué se puede hacer para reducir el riesgo del síndrome de muerte súbita del lactante?

Actualmente no hay una manera de predecir qué bebés morirán de SIDS. Sin embargo, existen algunas medidas que los padres pueden adoptar para reducir el riesgo de muerte súbita de su bebé, entre las que se incluyen las siguientes:

  • cuidado prenatal
    El cuidado prenatal regular y temprano puede ayudar a reducir el riesgo de SIDS. Una madre que sigue una dieta adecuada, que evita el cigarrillo, las drogas o el consumo de alcohol y que realiza controles médicos frecuentes desde el comienzo del embarazo, ayuda a evitar que su bebé desarrolle alguna anomalía que podría exponerlo a la muerte súbita. Estas medidas también pueden reducir la posibilidad de tener un prematuro o un bebé con bajo peso al nacer, características que también aumenta el riesgo de SIDS. Este riesgo también es mayor para los bebés cuyas madres fuman durante el embarazo.
  • acueste a su bebé boca arriba, aun para dormir la siesta
    Los padres y otras personas a cargo del cuidado de los bebés deben acostarlos boca arriba y no boca abajo. Las investigaciones han demostrado que poner a los bebés a dormir boca arriba redujo a más de la mitad la cantidad de casos de SIDS en países donde los bebés tradicionalmente dormían boca abajo. La mejor posición para poner a dormir a los bebés de 1 mes a un año es boca arriba, aun durante la siesta.

    Si bien muchos temen que sus bebés se ahoguen con su propia saliva o vómito al estar boca arriba, las investigaciones no han encontrado ninguna evidencia de aumento de riesgo de esto u otro problema.

  • usar otras posiciones sólo si lo recomienda el médico
    En algunos casos, los médicos pueden recomendar poner al bebé a dormir boca abajo si sufre trastornos como por ejemplo, reflujo gastroesofágico o determinados trastornos de las vías respiratorias superiores, que aumentan la probabilidad de ahogo o de problemas respiratorios cuando está boca arriba.
  • poner al bebé boca abajo cuando está despierto
    Se recomienda dejar al bebé un tiempo boca abajo, cuando está despierto y bajo supervisión, para estimular el desarrollo motriz de los hombros. Hacer esto también puede ayudar a evitar que se desarrollen manchas planas en la parte posterior de su cabeza. Estos signos físicos casi siempre son transitorios y desaparecen cuando el bebé comienza a sentarse.
  • ropa de cama adecuada
    Asegúrese de que su bebé duerma en un colchón firme u otra superficie de características similares. No coloque mantas o edredones mullidos debajo de su bebé. No deje que su bebé duerma en una cama de agua, un sofa, piel de cordero, sobre una almohada u otros materiales blandos. Cuando su bebé es muy pequeño, no deje almohadas ni juguetes blandos o de peluche en su cuna, debido a que, como ya ha sucedido con algunos bebés, es posible que se asfixie con ellos.
  • control de la temperatura
    Los bebés no deben sentir frío, pero tampoco debe permitirse que tengan mucho calor. Un bebé acalorado corre mayor riesgo de caer en un sueño profundo del cual le sea difícil despertar, por lo que debe evitarse abrigarlo demasiado. La temperatura de su cuarto debe ser cómoda para un adulto, en otras palabras, mantenga este cuarto a una temperatura que le resulte cómoda a usted.
  • evitar compartir la cama
    Recientemente, las investigaciones han demostrado que si la madre y el bebé comparten la cama, pueden alterarse los patrones de sueño de ambos. Aunque compartir la cama con su bebé puede tener ciertos beneficios (como por ejemplo, alentar la lactancia), no existe ningún estudio científico que demuestre que reduce el riesgo de SIDS. Algunos estudios, en cambio, sugieren que esta costumbre, bajo ciertas condiciones, puede en realidad aumentar el riesgo de muerte súbita del lactante. No acueste a su bebé en una cama con otros niños o en un sofá con otra persona, ya que se ha determinado que estas prácticas aumentan el riesgo de SIDS. Si una madre elige dormir en la misma cama que su bebé, debe tener cuidado de no hacerlo en superficies blandas. No deben colocarse acolchados, mantas, almohadas, edredones u otros materiales blandos similares debajo o alrededor del bebé. No fume ni consuma drogas o alcohol, ya que, bajo sus efectos, puede ser difícil despertar. También es importante saber que, a diferencia de las cunas, que están diseñadas para cumplir con las normas de seguridad para bebés, las camas para adultos no están diseñadas para un bebé, y pueden representar un riesgo de atascamiento y sofocación accidentales.
  • entorno libre de humo
    No fume durante el embarazo y no deje que nadie lo haga cerca de su bebé. Los bebés y los niños pequeños expuestos al humo contraen más resfríos y otras enfermedades, y corren mayor riesgo de sufrir SIDS.
  • cuidado pediátrico
    Si su bebé parece enfermo, llame inmediatamente al médico. Los padres deben llevar a sus bebés al médico para los controles pediátricos y la inmunización de rutina. Las investigaciones no avalan las afirmaciones que indican que las inmunizaciones aumentan el riesgo de muerte súbita. Si alguna vez un bebé sufre un incidente en el cual deja de respirar y se pone morado o fláccido, debe ser evaluado por un médico para determinar la causa de tal incidente.
  • amamantar al bebé
    Mientras que hay evidencia escasa para sugerir que el amamantamiento pudo reducir el riesgo de SIDS, algunos estudios han determinado que el SIDS es menos frecuente en los bebés que son amamantados. La razón de esto puede ser que la leche materna puede proteger al bebé de algunas infecciones que podrían ocasionar la muerte súbita.
  • monitores domiciliario para los bebés en riesgo
    Si bien algunos monitores electrónicos utilizados en el hogar pueden detectar cuándo el bebé deja de respirar y activar una alarma, no existen pruebas de que tales monitores prevengan el SIDS. En 1986, los Institutos Nacionales de la Salud (National Institutes of Health) recomendaron no utilizar monitores domiciliarios con los bebés que no corrían mayor riesgo de muerte súbita. Sin embargo, puede recomendarse el uso de monitores con aquellos bebés que han experimentado uno o más episodios graves durante los cuales dejaron de respirar y necesitaron reanimación o estimulación, con los prematuros con apnea (interrupción de la respiración) y con los hermanos de dos o más bebés con SIDS. Si ocurriera un incidente, o si el bebé está bajo monitoreo, y suena la alarma, los padres deben saber cómo utilizar y mantener correctamente el aparato, al igual que cómo reanimar a su bebé.
  • Uso de chupete
    Según las últimas pautas de la Academia Estadounidense de Pediatría (American Academy of Pediatrics) del año 2005, está recomendado el uso del chupete durante el primer año de vida. Se debe ofrecer el chupete a la hora de la siesta y a la hora de ir a dormir por las noches. No se debe recubrir el chupete con azúcar. Los chupetes deben limpiarse y reemplazarse con frecuencia. No se recomienda iniciar en el uso del chupete a los bebés que amamantan hasta después de un mes del inicio del amamantamiento.

¿Existen grupos de apoyo para las familias que han experimentado el SIDS?

Una muerte por SIDS es una tragedia que afecta a todos los miembros de la familia y también a otras personas. Existen muchos grupos de apoyo que tienen la experiencia necesaria para ayudar a estas familias a enfrentar la pérdida y superar las emociones relacionadas con el sufrimiento. Consulte con un profesional de la salud para que le recomiende los grupos de apoyo de su comunidad.

About these ads

Entry filed under: 1. Tags: .

La Leucomalacia Periventricular (PVL) Cigarrillo y embarazo

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


La Fundación Anna Vázquez es una entidad sin fines de lucro aprobada legalmente según Personería Jurídica Nº 361/07 CUIT30-71028256-7 Tiene como misión atender las necesidades del niño enfermo de cáncer cerebral y su familia a lo largo de las distintas etapas de la enfermedad. IMPORTANTE: Este es un SITIO DE DIVULGACIÓN CIENTÍFICA, por lo cual contiene imágenes médicas que pueden alterar su sensibilidad
Los artículos puestos a consideración aquí son de carácter netamente informativo y de ninguna manera deben tomarse como consejo profesional, visite a su médico para obtener diagnóstico y tratamiento. Las expresiones aquí vertidas en los comentarios o en los artículos recopilados, son exclusiva responsabilidad de sus autores y no concuerdan necesariamente con las opiniones de quienes formamos la Fundación.

Estadísticas del Web Site de la Fundación Anna Vázquez

  • 10,287,199 personas ya nos visitaron...
octubre 2008
L M X J V S D
« sep   nov »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  

Archivos de la Fundación Anna Vázquez


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 253 seguidores

%d personas les gusta esto: