Cirugía del SNC

junio 21, 2007 at 11:39 pm 8 comentarios

 

14.jpg

1. Anatomía Quirúrgica
El sistema nervioso es la estructura del organismo que conecta al hombre con
su entorno permitiéndole recibir y responder de forma selectiva y racional a los
distintos estímulos.
Se compones de dos partes:
– SNC, sistema nervioso central: El encéfalo y la médula espinal circundados
por hueso y envuelto por cubiertas protectoras (meninges) y espacios
llenos de líquido.
– SNP, Sistema Nervioso Periférico: formado por los nervios craneales y
raquídeos.
Funcionalmente distinguimos el Sistema nervioso somático que inerva motora y
sensitivamente las estructuras osteomusculares y cutáneas y el Sistema nervioso
autónomo que controla las actividades viscerales.


Columna vertebral
Esta formada por 33 vértebras distribuidas en 7 cervicales, 12 dorsales, 5 lumbares
y 5 sacras y cuatro coxigeas fusionadas. Las dos primeras poseen una
morfología especial y se denominan respectivamente atlas (se articula con el
cráneo) y axis. (Figura 1)
Los cuerpos vertebrales se conectan mediante estructuras fibrocartilaginosas
denominadas discos vertebrales, constituyendo anfiartrosis reforzadas anterior
y posteriormente por los ligamentos comunes anterior y posterior.
El cuerpo vertebral se continua a cada lado por dos pedículos y éstos de dos
apófisis articulares la superior y la inferior para articularse bilateralmente con
sendas vértebras adyacentes. Estas articulaciones son artrodias y están lubrificadas
por líquido sinovial.
La vértebra se cierra posteriormente juntando sus láminas en las apófisis espinosas,
dejando así a lo largo del esqueleto axial un canal que aloja la médula
espinal, cubiertas meníngeas, raíces nerviosas y vasos sanguíneos. En cada
nivel segmentario de este conducto espinal encontramos dos orificios o forámenes
intervertebrales que sirven para dar salida a los nervios espinales lateralmente.
(Figura 2)
1.jpg

FIGURA1 Columna vertebral

Cráneo
El cráneo es una estructura ósea compleja que da cabida al encéfalo, órganos
sensoriales especializados, da salida a los nervios craneales y vasos venosos,
y da entrada a las arterias que irrigan las estructuras intracraneales.
Se compone de un hueso frontal, un esfenoidal, dos parietales, dos temporales
y un occipital, unidos por las suturas coronal, sagital, lambdoidea. (Fig. 3)

En su base se pueden distinguir tres partes:
– FOSA CRANEAL ANTERIOR, donde se alojan los lóbulos frontales y los
bulbos olfatorios. Constituida por el hueso frontal con su porción orbitaria,
la lámina cribosa del etmoides en relación al nervio olfatorio y parte
de las alas menores del esfenoides.
– FOSA CRANEAL MEDIA: Contiene ambos lóbulos temporales y los
senos cavernosos, está compuesta por el ala menor y mayor del esfenoides
y delimitada posteriormente por la cara anterior del peñasco. En
la silla turca de situación central se halla la glándula pituitaria ó hipófisis.
– FOSA CRANEAL POSTERIOR: En la que se encuentran el cerebelo y el
tronco del encéfalo, albergados por la porción basal del hueso occipital
y clivus esfenoidal y protegidos superiormente por la tienda del cerebelo
ó tentorio.

2.jpg

FIGURA 2 Corte transversal de una vértebra. Observese el canal espinal, la médula, sus cubiertasy las raíces nerviosas formando el nervio raquídeo

Médula espinal
La médula espinal es una estructura cilíndrica que continua al tronco del encéfalo
por debajo del foramen magnum hasta los primeros segmentos lumbares.
Presenta dos engrosamientos uno a nivel cervical y otro a nivel lumbar coincidiendo
con los plexos cervical y sacro.
La sustancia gris está en situación central y contiene los somas o cuerpos neuronales,
tiene forma de H en la que se distinguen un asta dorsal (sensitiva) y una ventral
(motora) la sustancia blanca la circunda y esta constituida por los axones de
dichas neuronas y conforma tres columnas ventral, lateral y dorsal. Los lados derecho
e izquierdo están delimitados por una cisura media ventral y un tabique medio
dorsal. En el centro hay un canal ependimario por donde circula LCR. (Figura 4)

3.jpg
FIGURA 3 Cráneo y base craneal
1. Hueso frontal
2. Orificio supraorbitario
3. Hueso nasal
4. Hueso lagrimal
5. Proceso frontal del maxilar
6. Huesogomático
7. Orificio infraorbitario
8. Maxilar superior
9. Espina nasal anterior
10 Orificio mentoniano
IRRIGACIÓN
La médula se irriga por una arteria espinal anterior (de la A, vertebral) y dos arterias
espinales posteriores, así como de las arterias radiculares anteriores y posteriores
que son ramas segmentarias de distintos niveles cervical, dorsal o lumbar.
La arteria radicular magna es la A. de Adamkievitz que se origina a nivel D6-
L1 es la irrigación principal de los dos tercios inferiores de la médula espinal.
(Figura 5)
La vertiente venosa sigue un curso paralelo y desemboca en el sistema cava.
Nervios
Existen 32 pares de nervios espinales unidos a la médula espinal por raíces dorsales
y ventrales. Las raíces ventrales contienen fibras eferentes (motoras),
mientras que las raíces dorsales que ingresan en la médula contienen fibras
aferentes (sensitivas). Los somas de las motoneuronas se encuentran en el
asta anterior y sus axones constituyen las raíces ventrales y los somas de las
neuronas sensitivas se hallan en el ganglio raquídeo localizado en el orificio
intervertebral y sus axones constituyen las raíces dorsales. Las raíces dorsales
y ventrales se unen para constituir el nervio espinal, distal en el foramen vértebral,
dividiéndose posteriormente en una rama ventral y otra dorsal.
Encéfalo
Supone el 2% del peso corporal y está constituido por billones de células funcionales
denominadas neuronas y células gliales de soporte.
Los hemisferios cerebrales se componen de la sustancia gris cortical constituida
por los somas neuronales, la sustancia blanca subcortical construida por las
prolongaciones neuronales y por estructuras profundas de masa gris denominadas ganglios basales.

4.jpg
Figura 4
Corte Axial de la Médula Espinal
Sucro medio dorsal (posterior)
Cordón posterior
Cordón anterior
Sucro medio anterior
Cordón lateral
Columna gris
posterior
Columna gris
intermediolateral
comisura blancal
ventral (anterior) Columna gris anterior
Sucro ventrolateral
Comisura gris ventral
(anterior)
Conducto del
epéndimo
Comisura gris
dorsal (posterior)
Surco dorsolateral
Tabique medio posterior
nadas ganglios basales.
Las superficies de los hemisferios cerebrales tienen muchos surcos que delimitan
porciones de parénquima denominadas giros o circunvoluciones. Las cisuras
(de Silvio, Rolando, parietoccipital, interhemisférica) son más profundas que
los surcos y delimitan los lóbulos cerebrales que son estructuras pares: frontal,
temporal, parietal y occipital. (Fig. 6)
El cuerpo calloso es un haz de sustancia blanca (axones) que conecta ambos
hemisferios cerebrales.

5.jpg

FIGURA 5
Esquema de la vascularización del encéfalo y médula espinal (visión axial y longitudinal)
Arteria espinal anterior
Arteria vertebral
Arteria subclavia
Arteria radicular
A r t e r i a
radicular
lumbar
Arteria radicular
ventral mayor (arteria de
AdamKiewicz)
El diencéfalo esta compuesto por el tálamo, hipotálamo, epitálamo y subtálamo.
El tálamo es una verdadera base de recambio para los haces sensitivos motores,
auditivos y visuales. El hipotálamo se relaciona íntimamente con la hipófisis
y tiene una función endocrina, homeostática y vegetativa.

6.jpg

FIGURA 6
Vista medial y lateral del cerebro con sus surcos, cisuras y circunvoluciones principales.

El tronco cerebral se divide en mesencéfalo, protuberancia y bulbo raquídeo. Es
el lugar de paso de las vías ascendentes hacia el cerebro y descendentes hacia
la médula, y donde se sitúan los núcleos de la mayor parte de los nervios craneales
(tabla 1) así como estructuras relacionadas con la conciencia y los centros
reguladores de la respiración y de la función cardíaca. (Figuras 7a y 7b)
El cerebelo esta constituido por el vermis y dos lóbulos cerebelosos segmentados
en folias. Está en relación con los movimientos finos, el tono muscular y el
equilibrio. Esta conectado con el tronco encefálico, medula espinal y cerebro
mediante tres pedúnculos cerebelosos para cumplir su función.
IRRIGACIÓN
El 20% del gasto cardiaco por el encéfalo. La neurona es extremamente sensible
a la hipoxia.
El encéfalo se irriga a través de las dos arterias carótidas internas ramas de las

7.jpg

FIGURA 7a
Corte sagital del cráneo en el que se distinguen las distintas regiones del encéfalo.

carótidas primitivas y de las dos arterias vertebrales ramas de las arterias subclavias.
La principal arteria del tallo encefálico es la arteria basilar originada por la unión
de las dos arterias vertebrales, son ramas principales las arterias cerebelosas
posteroinferior, la anteroinferior y la superior y como rama terminal la cerebral
posterior que irriga el lóbulo occipital y porciones posteriores de la región talámica.
El resto del encéfalo se nutre por las ramas de la cárotida interna intracraneal,
arterias cerebral anterior, cerebral media y comunicante posterior que
forman un sistema de anastomosis con el sistema vértebro-basilar con capacidad
compensatoria denominado Círculo de Willis. (Figura 5)
El drenaje venoso se hace a través de unas venas corticales y otras profundas
que desembocan en los senos venosos de la duramadre (sagital superior e inferior,
recto, lateral y sigmoideo) que a su vez lo hacen en la yugular interna.

8.jpg

FIGURA 7b
Visión en detalles del diencéfalo, tronco y nervios espinales.

Ventrículos
Son cavidades del encéfalo tapizadas por células ependimarias, rellenas de
LCR.
Los ventrículos laterales en los hemisferios cerebrales se dividen en dos astas
frontales dos temporales y dos occipitales, cuerpo y atrio ventricular. Los agujeros
de Monroe los conectan con el III ventrículo situado entre los dos tálamos y
a través del Acueducto de Silivio se llega al cuarto ventrículo situado a lo largo
de tronco cerebral y que desemboca en la cisterna magna por los agujeros de
Luscha y el foramen de Magendie. (Figura 8)

LCR
Es el líquido que envuelve (cisternas aracnoideas) y rellena (ventrículos y canal
ependimario) el SNC actuando de soporte y como regulador de las presiones
intracavitarias. Es un líquido claro incoloro e inodoro, cuya Presión Normal se
sitúa entre los 70-180 mm de agua.

Figura 8
Sistema ventricular. Distribución y emplazamiento dentro del viscerocráneo.

La principal fuente de este líquido son los plexos coroideos de los ventrículos
laterales, tercero y cuarto. Circula a través de los mismos y cubriendo al SNC
en las cisternas subaracnoideas que son espacios entre la aracnoides y la pía
rellenos de LCR. Se reabsorbe principalmente en las vellosidades aracnoideas
situadas en íntima relación con los senos venosos, a través de la pared ependimaria
que recubre los ventrículos y del sistema capilar.
Meninges
El sistema nervioso central se encuentra protegido y recubierto por unas membranas
denominadas meninges que son de fuera a adentro: duramadre, aracnoides
y piamadre. La duramadre es la más externa y fuerte de las tres, posee
prolongaciones como la hoz del cerebro (interhemisférica), el tentorio (entre cerebelo
y lóbulo occipital) y el diafragma selar (sobre la hipófisis) y desdoblamientos
por donde circula sangre de retorno venoso denominados senos venosos.

Las células endoteliales de los vasos cerebrales están “adosadas” firmemente
por uniones estrechas muy selectivas a los distintos metabolitos y fármacos que
circulan por el torrente sanguíneo y constituyen así una protección para el SNC.

SÍNTOMAS Y SIGNOS NEUROLÓGICOS
HIPERTENSIÓN INTRACRANEAL: Ocurre cuando la presión dentro del cráneo
se mantiene por encima de la normalidad. Suele ser secundaria a procesos
expansivos tumorales, hematomas y en las alteraciones en la circulación del LCR.
Está caracterizado por cefalea, somnolencia, disminución del nivel de conciencia,
vómitos en escopetazo. y edema de papila. En los neonatos es característico
la tensión de las fontanelas y los versados hacía abajo (en puesta de sol).
Se acompaña de la denominada triada de Cushing: Hipertensión arterial, bradicardia,
bradipnea. Son signos de mal pronóstico la dilatación pupilar que no responde
a la luz, la pérdida de fuerza en un hemicuerpo y la respuesta al dolor
con movimientos anómalos de las extremidades todo ello significa la compresión
del tronco del encéfalo.
CRISIS EPILÉPTICA: Es el resultado de la estimulación de un grupo de neuronas
y de la propagación de la respuesta. Según el tipo y cantidad de neuronas
implicadas tendremos una crisis motora sensitiva compleja o generalizada. Se
producen por lesiones tumorales vasculares o de origen desconocido.

SÍNTOMAS FOCALES:
– Supratentoriales: Cada área cerebral tiene una función
superior específica que cumplir. La lesión de una o varias de estas por
efecto compresivo (hematoma espontáneo o postraumático, tumor), vascular
(infarto) determinará un determinado síntoma. Las lesiones a nivel
del hipotálamo e hipófisis se caracterizan por alteraciones endocrinas y
de la regulación del agua y el sodio corporal (SIADH, diabetes insípida).
– Infratentoriales: Las lesiones a nivel del tronco del encéfalo y cerebelo
darán síntomas derivados de la afectación de nervios craneales, estructuras
relacionadas con la conciencia, vías motoras y sensitivas, alterando
la marcha, el equilibrio y deprimiendo el nivel de la conciencia.
– Espinales: La médula espinal puede afectarse por un traumatismo,
masa, hemorragia o infarto; traduciéndose según la extensión en una
lesión: de medula completa, hemimédula, anterior o posterior dando síntomas
motores, sensitivos y alteraciones esfinterianas fundamentalmente.

SISTEMA NERVIOSO PERIFÉRICO:
RADICULOPATÍA
Cada raíz espinal inerva un territorio motor y sensitivamente.
Su lesión determina un dolor urente (braquialgia, ciatalgia, cruralgia) de distribución
topográfica y un déficit motor y sensitivo específico. La raíz se afecta
principalmente por hernias de disco o por espondiloartrosis.

NEUROPATÍA
El termino describe la afectación de un nervio motor sensitivo o mixto, a causa
de compresión (tumor, hematoma), traumatismo (sección contusión) o enfermedad
sistémica (Diabetes, porfiria, saturnismo). Determina una pérdida de función
de sus unidades motoras, alteración de su territorio sensitivo y cambios tróficos.
GLOSARIO DE TÉRMINOS
AFASIA: Pérdida de la capacidad de entender (sensitiva) y/o emitir (motora) el
lenguaje.
AGNOSIA: Incapacidad para identificar lo que se percibe (p.ej. visual se ven las
cosas pero “no se sabe lo que se ve”).
APRAXIA: Alteración de los patrones de movimiento usuales (andar, vestirse…)
ARREFLEXIA: Pérdida de los reflejos motores por alteración muscular o neurógena
(neurona motora medular, ganglio sensitivo raquídeo, o nervio periférico)
ATAXIA: Incordinación del movimiento por fallo en el cerebelo o en el sistema
sensitivo profundo.
BABINSKY: Flexión dorsal del dedo gordo (lo normal es la flexión plantar) tras
estimular con un objeto romo la planta del pie. Traduce una lesión del Haz
Piramidal encargado del control voluntario del movimiento.
DISESTESIA: Percepción desagradable de las sensaciones táctiles.
DISMETRIA: Pérdida del control del movimiento voluntario que se vuelve “exagerado”
“sobrepasado”. Se produce en la lesión cerebelosa. Se pone de manifiesto
en las pruebas dedo-nariz, talón-rodilla.
HEMIANOPSIA/CUADRANTANOPSIA: Se refiere a la pérdida de un segmento
de visión (la mitad, un cuarto) en el campo visual. Está en relación a lesiones
que comprimen o isquemizan a los nervios ópticos, quiasma o al lóbulo occipital.
HIPERREFLEXIA: Los reflejos osteotendinosos estan aumentados (grado máximo
clonus) por fallo en el control voluntario del movimiento. Se suele asociar a
babinsky.
HIPOESTESIA: Percepción disminuida de las sensaciones tactiles.
MIELOPATÍA: Se refiere de forma general a la afectación medular.
NISTAGMO: Movimiento involuntario, ritmico de los ojos que alterna un componente
rápido (que lo define) con uno lento de dirección opuesta. La lesión
suele localizarse en el tronco del encéfalo/cerebelo.

PARESTESIA: Sensación anormal y espontánea (hormigueos) que se desencadena
sin estímulo táctil.
PARESIA: Pérdida incompleta de la fuerza de un miembro. Si es completa se
denomina PLEJIA. Si afecta a dos miembros: DI-PARESIA/PLEJIA, los dos
miembros inferiores PARA-PARESIA/PLEJIA, los cuarto miembros TETRAPARESIA/
PLEJIA. Es espástica si se asocia a Babinsky e hiperflexia, y flaccida
si lo hace con hiporreflexia.
PATOLOGÍA NEUROQUIRÚRGICA
Tumores
Se diagnostican 15 nuevos casos por 100.000 habitantes/año. Existe una distribución
igual por sexos considerados globalmente. Hay un pico de incidencia en
la sexta década de la vida, un 15% aparecen en niños y de predominio infratentorial,
85% son craneales y el resto espinales.
El tipo más frecuente es el metastásico especialmente de pulmón y mama. Los
tumores derivados de células propias del SNC se pueden dividir entre GLIALES:
Astrocitomas (benignos, malignos: gioblastoma multiforme – el más frecuente
de los primarios), oligodendrogliomas, ependimomas, tumor de plexos coroideos
y NO GLIALES: meningiomas (de la aracnoides), neurinomas (de la vaina de
mielina del nervio periférico), adenomas hipofisarios, craneofaringiomas (de la
bolsa de Rathke), hemangioblastomas, teratomas, pinealomas.
La médula espinal se puede afectar por tumores vertebrales (metástasis), intradurales
(meningiomas, neurinomas), intramedulares (glioma, ependimoma).
Vascular
Las lesiones que pueden afectar al SNC son de tipo tromboembólico y originar
infartos en los territorios vasculares, tipo sangrado en relación a HTA, MAV (ovillos
de vasos patológicos), alteraciones de la coagulación (sintrom, trombopenia) y vasculitis
originando hematomas intraparenquimatosos. Si el sangrado se produce por
ruptura de un aneurisma del polígono de Willis (dilatación sacular de la pared arterial)
se producirá un sangrado en el espacio subaracnoideo (Hemorragia subaracnoidea).
En la médula espinal son características las MAV durales y espinales y los
infartos de la A. espinal anterior.
Hidrocefalia
Se refiere al aumento de LCR dentro del sistema ventricular que puede producirse
por aumento de producción, insuficiente reabsorción o por bloqueo en
algún punto del circuito. Se manifiesta como un Síndrome de hipertensión intracraneal
de instauración aguda o crónica.
Infecciones
Se manifiestan como meningitis, o de forma focal como abscesos cerebrales ó
espinales que son verdaderos tumores a efectos clínicos. Normalmente se localiza
un foco infeccioso en cara, cuello. paraespinal e incluso a distancia (diseminación
hematógena). Puede ser bacteriano, y últimamente con el AIDS, con
mayor frecuencia, parasitario (Toxoplasma) o micótico. Si no responden a anti-
bioterapia, puede ser necesario evacuarlos. Otras formas de infección son el
empiema subdural/epidural (colección de pus en éstos espacios) y osteomielitis.
Trauma craneal
Aproximadamente 300 personas por cada 100.000 son ingresadas en un hospital
por un traumatismo craneoencefálico (TCE). Son más frecuentes en adultos
jóvenes, en varones durante los fines de semana. La causa más frecuente
son los accidentes de tráfico.
CLASIFICACIÓN
1.- LESIONES EPICRANEALES
Heridas de cuero cabelludo
Contusiones
Hematomas subgaleales/subperiósticos
2.- FRACTURAS CRANEALES
Fracturas de la bóveda
Fracturas de la base craneal
3.- LESIONES ENCEFÁLICAS
Conmoción (Sindrome de disfunción neurológica rápidamente reversible)
Síndrome de contusión-edema cerebral
Complicaciones precoces:
Hematoma epidural/subdural/intraparenquimatoso
Hemorragia subaracnoidea/intraventricular
Lesiones de pares craneales, meningitis, fístulas de LCR
Neumoencéfalo
Complicaciones tardías:
Hematoma subdural crónico
Fístulas arteriovenosas/LCR
Hidrocefalia arreabsortiva
Osteomielitis
Psico-síndrome post-traumático
EVALUACIÓN
Por su universalidad y simplicidad se utiliza la escala de Glasgow Los TCE graves
(Glasgow < 8) se manejan en la UCI.
Traumatismos Raquimedular
Representan el 0.2% de las admisiones hospitalarias. El grupo de edad más
afectado lo constituyen los varones entre los 20-30 años. Los mecanismos
implicados son fuerzas de flexión, extensión y compresión, o varias de ellas. La
complicación neurológica aparece en un 20% de los casos en relación a los
fragmentos óseos que comprimen o seccionan el tejido medular ocasionando
distintos síndromes medulares.

Malformaciones del SNC
MALFORMACIÓN DE CHIARI
Se refiere al descenso de la parte inferior del cerebelo (amigdalas) a través del
agujero magno. Existen tres tipos según su complejidad y herniación. Suele asociarse
a hidrocefalia y /o siringomielia (cavidad intramedular patológica).
DISRAFISMO
Describe el incompleto cierre del arco posterior de la vértebra. Según su magnitud
tendremos: Espina bífida, meningocele (se henian las meninges a través
del defecto), mielomeningocele (el tejido nervioso acompaña a la meninge en su
herniación).
Espondilosis vertebral. Estenosis de canal y Hernia discal
Los tres conceptos describen distintos trastornos degenerativos-artrósicos de la
columna vertebral y son más frecuentes a niveles cervicales y lumbares que son
los segmentos más móviles. Dan cuadros de dolor local (lumbar, cervical), referidos
(por contractura muscular) y/o irradiados por las extremidades con distribución
radicular (braquialgia, ciatalgia, cruralgia).
PROCEDIMIENTOS DIAGNÓSTICOS
Exploración sistémica y neurológica.
Determinaciones de fórmula, bioquímica y serológicas en sangre, suero y orina.
Punción lumbar (si no hay hipertensión intracraneal) para analizar el LCR.
Neuro-imagen:
TAC (con y sin contraste, MieloTAC -con contraste intratecal-)
RMN (con y sin gadolinio, angio RMN, RMN espectroscópica)
Angiografía convencional.
Isótopos: PET, SPECT (proporcionan datos metabólicos y de vascularización)
Técnicas neurofisiológicas:
EEG (detección de las ondas eléctricas cerebrales)
EMG (objetiva la lesión neuro-muscular)
Potenciales evocados-auditivos, visuales, sensitivos
(valora el estado de las vías auditivas, visuales y largas
medulares)
PROCEDIMIENTOS NEUROQUIRÚRGICOS
Trépano
Consiste en la apertura de un pequeño agujero (1-2 cm) en el lugar del cráneo
que nos interese con un trépano de mano o automático. Nos sirve para introducir
un sensor que nos permita medir la presión intracraneal en el espacio epidural,
subdural o a nivel ventricular (ventriculostomía) (importante en traumatismos),
para colocación del catéter proximal de una válvula de derivación ventrículo-
peritoneal/atrial, o para el drenaje de hematomas subdurales crónicos.

Neurocirugía

Craneotomía
Es el procedimiento básico para abrir suficientemente la bóveda craneana y
extirpar tumores (tumorectomia), lóbulos cerebrales (lobectomía parcial/total
frontal, temporal etc.), evacuar hematomas (intraparenquimatosos, epidurales,
subdurales), clipar aneurismas cerebrales o resecar las MAV. En las lesiones de

14.jpg
Figura 14 Ejemplo de craneotomía. Evacuación de un hematoma subdural.

1. Marcaje del colgajo cutáneo. Incisión de cuello cabelludo y colocación en los bordes de
clips y pinzas hemostáticos.
2. Disección del músculo y periostio para exponer el plano óseo. Se practican varios agujeros
de trépano que unidos mediante el craneotomo o la sierra manual, nos permitiran
levantar el colgajo óseo.
3 y 4. Al retirar el colgajo óseo, veremos la duramadre subyacente.
5. La apertura de la duramadre expone el hematoma que se evacúa mediante aspiración
cuidadosa. El cierre se efectúa por planos.

16.jpg

Figura 16 Esquema del abordaje transesfenoidal

15.jpg

Figura 15 Valvula de derivación. Esquema de la implantación a nivel de la aurícula derecha
fosa posterior se extirpa la escama occipital -CRANIECTOMIA- para acceder al
cerebelo o al tronco del encéfalo. También se usa este último procedimiento
para extirpar zonas de hueso patológico (tumor, infección) que posteriormente y
mediante la CRANEOPLASTIA con metil-metracrilato conseguiremos cubrir con
excelentes resultados estéticos.
Derivación ventricular: (Figura 15) Es el tratamiento de elección en la
Hidrocefalia de cualquier etiología. Consiste en una ventriculostomía a través de
un trépano (frontal, parietal u occipital), colocación de un catéter proximal en el
ventrículo que se conectará a un catéter distal tunelizado bajo la piel y que
aboca a una cavidad (peritoneo, aurícula, pleura) donde se reabsorberá el LCR
“que sobra” en el encéfalo. Con la introducción de los modernos sistemas neuroendoscópicos
existen nuevos tratamientos consistentes en comunicar el sistema ventricular
al espacio subaracnoideo.
Cirurgía transesfenoidal: (Figura 16) Es el procedimiento de elección para la
extirpación de adenomas hipofisarios, es un abordaje transnasal y esfenoidal
hasta llegar al suelo de la silla turca donde se abre un orificio a través del cual
se introduce un instrumental especial para evacuar el tejido adenomatoso.
Procedimientos estereotáxicos: (Figura 17) Se trata de la localización intracraneal
o espinal de una lesión mediante un sistema de coordenades y el soporte
computerizado de la TAC o de la RMN.
Es ideal para la toma de biopsias de tumores inoperables (a través de un trépano),
localización de tumores de pequeño tamaño en situación profunda (craneotomía
dirigida), en la psicocirugia, en el tratamiento neuroquirúrgico de los
movimientos anormales (tic, distonías, coreas) o localización del pedículo vertebral
en las fijaciones de raquis.
Laminectomía
Mediante un abordaje posterior de la columna cervical, dorsal, lumbar, se extirpan
una (hemilaminectomía) o las dos láminas en uno o en múltiples niveles. Se
utiliza para descomprimir el saco dural y las raíces en estenosis de canal o para
poder extirpar tumores, hematomas o abscesos medulares, en el cono o en la
cola de caballo.
Mielotomía
Es la apertura de la médula para la extirpación de un tumor intramedular o para
el drenaje de una cavidad siringomiélica. Suele practicarse donde la médula
está más adelgazada o en el rafe medio posterior.
Discectomía
Se trata de la extirpación del fragmento discal herniado y del resto
del disco a ese nivel. Se realiza a través de un abordaje posterior, con flavectomia
(extirpación de ligamento amarillo interlaminar), fenestración (si se precisa
aumentar el espacio interlaminar mediante laminotomía) o franca laminectomía.
Facectomía
Consiste en extirpar parcialmente (es lo deseable) las facetas articulares hipertrofiadas
en la espondiloartrosis, para descomprimir la raíz nerviosa en todo su
recorrido hasta abandonar el canal espinal.
Foraminotomía
Ampliación del foramen intervertebral extirpando restos de ligamento o hueso
que comprimen la raíz a ese nivel.
FIijación transpedicular
Tras un abordaje posterior se colocan con ayuda de la radioscopia un tornillo a
nivel de los pedículos vertebrales para dos o más niveles vertebrales. Es el tratamiento
de elección en la espondilolistesis (desplazamiento de un cuerpo vertebral
respecto a otro).
Fijación intersoática
Se refiere a la colocación de material de osteosintesis (hueso autólogo,
heterólogo, material sintético) entre dos cuerpos vertebrales para conseguir
una fusión anatómica y dar estabilidad.
En la columna lumbar se puede elegir un abordaje anterior (transperitoneal,
retroperitoneal) o posterior tras laminectomía. En la columna dorsal se practican
abordajes laterales transpleurales. En la columna cervical se prefiere el abordaje
anterior mediante cervicotomía (Cloward).
Algunos neurocirujanos optan por colocar además una placa con tornillos para
dar mas solidez a la fijación y prescindir del collarín en el postoperatorio.

1. Insición cutánea en el nivel elegido
2. Disección subperiostica del plano muscular para
vertebral, para exponer las apófisis espinosas.
Láminas y ligamento interlaminar (ligamento amarillo)
3. Apertura del ligamento amarillo para ver el canal
espinal que contiene sacodural raíces nerviosas,
grasa y vasos epidurales.
4. Disección de la raíz par separarla de la hernia discal
5. Extirpación de la hernia y disectomía
6. Raiz liberada
7. Cierre por planos

* NEUROLISIS: Consiste en la liberación de un nervio periférico en correderas
anatómicas; son los ejemplos más comunes: N. mediano en el túnel del carpo,
N. cubital a nivel del codo y la muñeca, Nervio radial a nivel del supinador
corto, N. tibial posterior en el tobillo.
* ANASTOMOSIS: Es la unión de los cabos del nervio seccionado suturando
con monofilamento el perineuro con 3 o 4 puntos. Si hay pérdida de sustancia
se utiliza injerto de nervio (por ej. N. sural).
NEUROCIRUGÍA DEL DOLOR
Cuando las medidas conservadoras fallan, la neurocirugía ofrece métodos agresivos
de efectividad probada, la mayoría consisten en la destrucción química o
eléctrica de la raíz sensitiva del nervio afecto (neuralgia del trigémino, dolor
raquídeo, dolor del miembro fantasma) con procedimientos percutaneos. En las

1. Cervicotomía horizontal anterior, pre-esternocleidomastoidea hasta plano prevertebral.
2. Trépano entre dos cuerpos vertebrales
3. Extirpación del disco y osteofito. “Limpieza del canal medular”.
4. Colocación del injerto para sellar el aguero del trépano. Cierre por planos
neuralgias craneofaciales por N. craneales (V,VII,IX) existe la posibilidad de la
microdescompresión vascular con cirugía abierta.
CIRUGÍA DE LA EPILEPSIA
Persigue la erradicación del foco epiléptico mediante la localización intraoperatoria
mediante electrodos de la zona epileptógena, en los casos en los que las
crisis no respondan a tratamiento médico.
CIRUGÍA DE LA BASE DE CRÁNEO
Trata de la resección de tumores situados en zonas profundas de cara, cuello y
cráneo que precisa de la colaboración de un equipo multidisciplinar: ORL, C.
plástica, C.maxilofacial y neurocirugía.
RADIOCIRUGÍA
Consiste en la irradiación “concentrada” y localizada estereotácticamente de
una lesión. Se ha comprobado su efectividad en nódulos menores de 3 cm de
diámetro.
PROCEDIMIENTOS ENDOVASCULARES
Se utlizan para excluir una MAV o un neurisma mediante la embolización selectiva
gracias a un microcatéter que “navega” a través del árbol arterial.

BIBLIOGRAFÍA
1.- Neurocirugia. En: Joanna R. Fuller. Instrumentación Quirurgica. Ed. Médica
Panamericana 2ª edición 1988. 513-542.
2.- Fundamentos del Sistema Nervioso. En Jack de Groot. Neuroanatomía
Correlativa. Editorial El manual moderno. 1993. pag 3-5.
3.- Médula espinal. En Jack de Groot. Neuroanatomía Correlativa. Editorial El
Manual Moderno. 1993. Pag 36-66.
4.- Tallo encefálico y Cerebelo. En Jack de Groot. Neuroanatomía Correlativa.
Editorial El Manual Moderno. 1993. Pag. 73-90.
5.- Nervios craneales y vías. En: Jack de Groot. Neuroanatomía Correlativa.
Edit. El Manual Moderno. l993. 91-107.
6.- Diencéfalo. En: Jack de Groot. Neuroanatomía Correlativa. Edit El Manual
Moderno. 1993; 109-119.
7.- Hemisferios Cerebrales y Telencéfalo. En: Jack de Groot. Neuroanatomía
Correlativa. Edit El Manual moderno. l993; 121-134.
8.- Cubiertas y Ventrículos del encéfalo. En: Jack de Groot. Neuroanatomía
Correlativa. Edit El Manual moderno. 1993; 137-154.
9.- Vascularización. En Jack de Groot. Neuroanatomía Correlativa. Edit El
Manual Moderno. 1993; 155-169.
10.- Motor Function. Part II Specific Study of Muscle. En: Mayo Clinic And Mayo
Foundation. Ed. Mosby Year Book. 1991; 174-192.
11.- J. Maroon y A. Abla. General Operative Technique. En J.R. Youmans.
Neurological Surgery. En B. Saunders Company 2ª ed. 1973; 527-550.
12.- N Acarin Tusell. J Alvarez Sabin, J Perez Serna. Glosario de Neurología.
En: S.E.N. Glosario de Neurologia. 1989.
13.- J.M.Cabezudo y J. Vaquero. Metodología diagnóstica y Terapéutica en
Neurocirugía. En J Vaquero. Neurología Quirúrgica. Ed. Eurobook. 2ª edic.
1995; 27 – 38.
14.- J. Vaquero y E. Gonzalez. Malformaciones raquimedulares. En:J Vaquero.
Neurología Quirúrgica. Ed. Eurobook. 2ª edic. 1995.63-76.
15.- J.Vaquero. Malformaciones oseas de la región occípito-cervical.
Siringomielia. En J. Vaquero. Neurología Quirúrgica. Ed. Eurobook. 2ª edic.
1995. 77-86.
16.- A. Zafra. Sindrome de hipertensión intracraneal. En J. Vaquero. Neurolgía
Quirúrgica. Ed. Eurobook. 2ª edic. 1995; 88-100.
17.- J. Vaquero, S. Coca, M. Zurita.Características biológicas de los tumores del
Sistema Naervioso. En J. Vaquero. Neurología Quirúrgica. Ed Eurobook. 2ª
edic. 1995; 104-136.
18.- J Vaquero. Traumatísmos craneoencefálicos. En J. Vaquero. Neurología
Quirúrgica. Ed Eurobook. 2ª Edic. 1995. 257-277.
19.- J Ramiro. Traumatismos raquimedulares. En J. Vaquero. Neurología
Quirúrgica. Ed Eurobook. 2ª Edic. 1995; 278-291.
20.- P. Martínez-Florez, L. Nombela, E. Urculo y J. Vaquero. Lesiones hemorrágicas
del Sistema Nervioso Central. En J.Vaquero. Neurología Quirúrgica. Ed
Eurobook. 2ª edic 1995; 292-331.
21.- R. Martínez, E. Rossi, J.M. del Pozao, J. Herrero y J. Vaquero. Infecciones
y Parasitosis del Sistema Nervioso Central. En: J. Vaquero. Neurología quirúrgica.
Ed. Eurobook. 2ª ed. 1995; 341-362.
22.- J. Vaquero. Hernias discales. Espondilosis vertebral. Raquiestenosis. En J.
Vaquero. Neurología Quirúrgica. Ed. Eurobook. 2ª edic. 1995; 368-384.
23.- J. Vaquero y J. Ramiro. Patología de los plexos y nervios periféricos. En: J.
Vaquero. Neurología Quirúrgica. Ed Eurobook. 2ª Edic. 1995; 385-397.
24.- J.M. Pérez Calvo, B. Ferreras y F. Garcia Salazar. Neurocirugía del dolor.
En: J. Vaquero. Neurología Quirurgica. Ed. Eurobook. 1995; 398-409.
25.- R. Martinez. Neuroocirugía de las disquinesias y las distonías. Psicocirugía.
En: J. Vaquero. Neurología Quirurgica. Ed. Eurobook. 2ª Ed. 1995; 410-419.
26.- M. Manrique. Posibilidades quirúrgicas en el tratamiento de la epilepsía.
En:J. Vaquero. Neurología quirúrgica. Ed. Eurobook. 2ª Ed. 1995; 420-427.

Tabla1: Modificado de Neuroanatomía correlativa. Jack de Groot, Editorial el
manual moderno, 1993
Figura1: Modificado de Neuroanatomía correlativa. Jack de Groot, Editorial el
manual moderno, 1993
Figura 2: Modificado de Neuroanatomía correlativa. Jack de Groot, Editorial el
manual moderno, 1993
Figura 3: Modificado de De Gray anatomy
Figura 4: Modificado de Neuroanatomía correlativa. Jack de Groot, Editorial el
manual moderno, 1993
Figura 5: Modificado de Neuroanatomía correlativa. Jack de Groot, Editorial el
manual moderno, 1993
Figura 6: Modificado de Neuroanatomía correlativa. Jack de Groot, Editorial el
manual moderno, 1993
Figura 7: Modificado de Neuroanatomía correlativa. Jack de Groot, Editorial el
manual moderno, 1993
Figura 8: Modificado de Instrumentación Quirurgica. Fuller. 2a edición. Editorial
Médica Panamerica.
Figura 9: Modificado de Instrumentación Quirurgica. Fuller. 2a edición. Editorial
Médica Panamerica.
Figura 10: Modificado de Clinical Examination in Neurology. Mayo Clinic Mayo
Foundation. Editorial Mosby Book, 1991
Figura 11: Modificado de Neuroanatomía correlativa. Jack de Groot, Editorial el
manual moderno, 1993
Figura 12: Modificado de Neuroanatomía correlativa. Jack de Groot, Editorial el
manual moderno, 1993
Figura 13: Modificado de Neuroanatomía correlativa. Jack de Groot, Editorial el
manual moderno, 1993
Figura 14: Modificado de Neurological surgery. Youmans 2a Ed. Philadelphia
WB Sanders, 1982
Figura 15: Modificado de Instrumentación Quirúrgica. Fuller. 2a edición.
Editorial Médica Panamerica.
Figura 16: Modificado de Neurología Quirurgca, J. Vaquero. 2a Edición,
Editorial Eurobook, 1995
Figura 17: Modificado de Cosman-Roberts-wells stereotactic system. Radionics
Figura 18: Modificado de An Atlas of neurosurgical techniques. Poppen J.L. WB
Saunders Company 1960.
Figura 19: Modificado de Anterior cervical Flusión with the Otero ”Threaded
Dowel”. Dr J.M.Otero Vich. Unilab Surgibone.
Figura 20: Modificado de Instrumentación Quirúrgica. Fuller. 2a Edición.
Editorial Médica Panamerica.

CUIDADOS DE ENFERMERÍA EN PACIENTES SOMETIDOS A NEUROCIRUGÍA.

VALORACIÓN
RECOGIDA DE DATOS DE LA ENFERMERA DE QUIRÓFANO SOBRE LO
ACONTECIDO DURANTE LA CIRUGÍA
FUNCIÓN RESPIRATORIA
* Coloración de piel y mucosas.
* Cianosis labial y/o ungueal.
* Ventilación y Oxigenoterapia: cánula de traqueostomía, tubo endotr
queal, tubo de “Mayo”.
* Respiración espontanea: precisa oxígeno, mascarilla, gafas nasales,
concentación de oxígeno.
* Respiración mecánica: modelo ventilatorio, parámetros ventilatorios
(volumen corriente, volumen minuto, fracción de oxígeno, frecuencia).
* Patrón respiratorio: presencia de disnea, tiraje intercostal, presencia de
secreciones (aspecto y cantidad), frecuencia respiratoria.
* Pulsioximetría: monitorización.
FUNCIÓN CARDIO-VASCULAR
* Monitorización electrocardiográfica (ritmo cardiaco). Realizar electrocardiograma.
* Tensión arterial (T.A.): manualmente, conectar vía arterial (sí existiera) a
transductor para monitorización invasiva de la T.A.
* Perfusión periférica: coloración y temperatura de la piel. Presencia de
sudoración.
* Vías venosas existentes: periféricas y centrales.
* Fluidoterapia: tipos, cantidades.
FUNCIÓN RENAL
Cantidad y calidad de la orina.
Presencia de sonda vesical (comprobar permeabilidad).
ESTADO NEUROLÓGICO
(Esta valoración va a depender de múltiples factores relacionados con el proceso
anestésico y quirúrgico).
* Nivel de conciencia mediante escala Glasgow (anexo 1).
* Reacción pupilar a la luz: valoración del tamaño y la simetría de ambas
pupilas ante un estimulo luminoso. Reacción ante un estímulo luminoso.
* Valoración de la movilidad en miembros.
* Monitorización de la presión intracraneal (PIC) a través de un catéter
(anexo 2).
* Monitorización de la Presión de Perfusión Cerebral (PPC)
ESTADO DE LA PIEL
* Estado general de la piel: hidratación, coloración.
* Presencia de enrojecimiento y/o ulceraciones en la piel.
(Localización y estadio sí el estado del paciente lo permite).
HEMORRAGIA
Si aparece, cuando aparece y donde aparece.
DRENAJES
Ubicación y permeabilidad.
DRENADO
Cantidad y calidad de lo drenado.
POR MEDIO DE LA HISTORIA CLÍNICA
Información de patologías previas y/o asociadas, alergías y todos los datos que
puedan ayudarnos a proporcionar al paciente los cuidados óptimos.
CUANDO EL PACIENTE COMIENCE A DESPERTAR DE LA ANESTESIA
* Valoración neurológica completa: al igual que el ingreso.
* Valorar alteraciones en los valores de la PIC. Las situaciones de estrés
pueden producir cambios importantes en la Tensión Intracraneal (TI) del
paciente.
* Valorar estado hemodinámico.
-OBJETIVOS
* Proporcionar los cuidados óptimos al paciente a lo largo de su estancia
en la U.V.I.
* Evitar la aparición de complicaciones o detectar estas precozmente para
su Tratamiento inmediato
* Lograr que el paciente se encuentre los más confortablemente posible,
integrándose en la Unidad y participando en sus cuidados
* Trasmitir a la enfermería de la Unidad de hospitalización la información
veraz y necesaria por medio de la valoración del paciente al alta en la
U.C.I., e indicando los planes de cuidados iniciados para su conocimiento
y continuidad
PATRONES DE SALUD
-Diagnostico.
* Riesgo de Infección relacionado con: solución de continuidad de la piel
(herida quirúrgica) y procedimientos invasivos(drenajes, catéteres intravasculares,
catéter intracraneal, sonda vesical y tubo endotraqueal).
-Actividades.
* Inspeccionar la piel para detectar enrojecimiento, calor intenso o secreción
en incisiones quirúrgicas, líneas periféricas, arteriales o venosas.
* Manipulación aséptica de las líneas intravenosas, drenajes y sistemas
invasivos.
* Administrar antibióticos según prescripción médica(Interdisciplinar).
* Sí se evidencia aumento de la Tª y/o cambios significativos en datos de
laboratorio(aumento de leucocitos, hemocultivos positivos, etc.) comunicárselo
al médico.
* Cambiar los sistemas de perfusión intravenosos cada 24-48 h. o cuando
el protocolo de la unidad lo indique.
* Cambiar apósitos de catéteres invasivos siguiendo técnicas asépticas
cada 24 h. o cuando estos estén sucios o despegados.
* Cambiar sonda vesical siguiendo una técnica aséptica y protocolo de la
unidad. Vigilar color, olor, sedimento, etc. de la orina.
* Utilizar técnica aséptica en la aspiración de secreciones bronquiales.
* Cambiar sistemas de Oxigenoterapia y/o tubuladuras de equipos de ventilación
mecánica cada 48 horas o cuando el protocolo de la unidad lo
indique.
* Obtener muestras para examen microbiológico si se sospecha de infección
en cualquiera de las líneas invasivas (arterial, venosa, PIC) y mandar
a laboratorio previa cumplimentación del volante correspondiente por
el facultativo. (Interdependiente).
* Mantener estéril y no manipular innecesariamente el sistema de la P.I.C.
(sí este existiera).
* Realizar técnica aséptica a la hora de realizar cualquier cura o manipulación
de la herida quirúrgica.
* Mantener al paciente en unas buenas condiciones generales de higiene
e hidratación.
* Registro de lo realizado
Intercambio real
* Limpieza ineficaz vías aéreas relacionado con secreciones traqueobronquiales
y deterioro cognoscitivo manifestado por ruidos respiratorios
anormales o presencia de secreciones abundantes en el árbol bronquial.
* Valorar el estado de la función respiratoria según lo requiera la situación
del enfermo.
* Avisar al médico sí alteraciones en la función respiratoria.
* Administrar O2 en la concentración y volumen prescritos por el médico.
* Humidificar y calentar el O2 suministrado al paciente.
* Monitorizar la saturación del paciente mediante pulsioxímetro.
* Suministrar apoyo ventilatorio apropiado si este fuese necesario. (Ver
Ventilación Mecánica).
* Extracción de sangre arterial para análisis gasométrico según prescripción.
(Interdependiente)
* Ayudar al paciente a eliminar secreciones bronquiales(sí estas apareciesen)
mediante ejercicios de tos asistida.
* Aspirar secreciones para conservar permeables las vías respiratorias:
vigilar P.I.C durante la técnica, hiperventilar e hiperoxigenar antes y después
del proceso.
* Cambiar de posición al paciente cada 2-3 horas (si su estado lo permite)
y mantener cabecera en 30º para favorecer el drenado de secreciones.
(ver anexo 3)
* Mantener una aporte adecuado de líquidos.
* Registro de lo realizado.
Intercambio real
* Hipotermia relacionada con uso de medicamentos que producen vasodilatación
y fluidoterapia durante la anestesia manifestados por reducción
de la temperatura corporal por debajo de los límites normales, piel fría y
palidez moderada.
* Tomar Tª cada hora durante las primeras horas del ingreso en UCI.
* Proporcionar al paciente a su ingreso en UCI ropa adecuada de cama
para que recupere en 4-6 horas su Tª corporal normal.
* Evitar la administración de fluidos y/o hemoderivados intravenosos excesivamente
fríos. Calentarlos previamente a Tª ambiente. Utilizar calentadores
si fuese preciso.
Intercambio potencial
* Riesgo de déficit de volumen de líquidos relacionado con perdidas excesivas
a través de vías anormales. (Drenajes, sonda nasogástrica).
* Valorar el estado cardiovascular vigilando T.A., pulso, y PVC.
* Identificar causas de déficit de líquidos.
* Valorar la función renal.
* Vigilar balance de líquidos.
* Vigilar anomalías electrolíticas.
* Reemplazar el volumen de líquidos (hemoderivados, coloides, cristaloides)
según prescripción médica.
* Observar turgencia de piel y mucosas.
* Evaluar y vigilar drenaje gástrico.

Intercambio potencial
* Riesgo de aspiración relacionado con disminución o alteración del nivel
de conciencia.
* Valorar el estado neurológico del paciente cada hora. Durante las 24 primeras
horas.
* Probar tolerancia a líquidos cuando el enfermo haya recuperado el peristaltismo
y su estado de conciencia sea adecuado.
* Comprobar correcta colocación de sondas de nutrición (sí estas existiesen).
* Administrar medicamentos antiheméticos según prescripción médica.
* Evitar en lo posible maniobras que puedan producir reflujo gástrico.
Intercambio potencial
* Riego de alteración de la mucosa oral relacionado con presencia de
agentes mecánicos (Tubo endotraqueal, cánula orofaríngea, sonda
nasogástrica).
* Examinar la mucosa bucal al ingreso para detectar posibles alteraciones
de la misma.
* Limpieza bucal cada 2 horas o según protocolo de la unidad con soluciones
antisépticas.
* Aplicar vaselina en labios.
* Cambiar fijaciones de tubo endotraqueal y cánula orotraqueal cada 4
horas o cuando estén sucias.
Intercambio potencial
* Disminución de la capacidad adaptativa intracraneal relacionado con:
lesiones cerebrales, aumento sostenido de la PIC (10-15 mmHg.) , descenso
de la perfusión cerebral (50-60 mmHg); hipotensión arterial sistémica
con hipertensión intracraneal (ver anexo).
PACIENTES CON PATOLOGÍAS QUE CURSAN CON HIPERTENSIÓN CRANEAL
* Este diagnostico necesita solución interdependiente.
* Valorar el estado neurológico del paciente c/h.
* Anotar y vigilar PPC (presión de perfusión cerebral).
* Vigilar PIC.
* Limitar el tiempo de aspiración, movilización y cualquier maniobra que
pudiese aumentar la PIC al menor tiempo posible.
* Sedar y/o relajar al paciente según prescripción y antes de realizar
maniobras que puedan aumentar los valores de la PIC.
* Anotar y vigilar cambios bruscos en los valores de la PIC.
* Drenado de LCR a través del catéter de PIC según prescripción y/o protocolo
de la unidad.

Comunicación real
Deterioro de la comunicación verbal relacionado con barreras físicas (tubo
endotraqueal), barreras psicológicas, disminución de la circulación cerebral y
tumor cerebral manifestado por: no poder hablar, dificultad para expresar verbalmente
los pesamientos.
* Anticiparse, en la medida de lo posible, a las necesidades de la persona
y explicarle todos los procedimientos y las tareas que se realicen aun
cuando sea incapaz de responder verbalmente.
* Ayudar a identificar las técnicas de comunicación más adecuadas a la
limitación y los recursos existentes.
* Congruencia entre la comunicación verbal y no verbal con el fin de proporcionar
confianza al paciente.
PATRONES DE SALUD
Movimiento real
Deterioro de la movilidad física relacionado con deterioro musculoesquelético,
deterioro neuromuscular, deterioro cognitivo, manifestado por imposición de
restricción de movimiento (postoperatorio inmediato y/o sedación), deterioro de
la coordinación, incapacidad para moverse a voluntad en el entorno físico
(cama).
* Valorar, periódicamente, la fuerza muscular y capacidad de movimiento.
* Proporcionar cambios posturales cada dos horas, manteniendo el alineamiento
corporal.
* Adaptar, en la medida de lo posible, el entorno físico con el fin de favorecer
la máxima libertad de movimientos y prevenir lesiones traumáticas.
* Valorar la integridad cutánea en cada cambio postural.
* Proporcionar medidas de higiene e hidratación adecuadas.
Sentimientos y sensaciones potenciales
* Riesgo de dolor relacionado con agente lesivo
* Determinar un sistema de medición de la intensidad del dolor, escalas
numéricas (del 0 al 10), verbales (desde ausencia de dolor hasta el máximo
dolor imaginable).
* Si el paciente no puede comunicarse, determinar la forma en que expresa
su dolor (agitación, gemidos).
* Administración de analgésicos según prescripción facultativa.
* Determinar la respuesta a la medicación; mantener siempre un enfoque
preventivo: administrar analgesia antes de que el dolor aparezca o sea
intenso.
* Emplear variedad de medidas, además de la analgesia, para combatir el
dolor y mejorar la respuesta ante éste: técnicas de relajación, distracción,
visualización, aplicación de calor y/o frío.

Movimiento real
* Déficit de autocuidados: baño/higiene, vestido/acicalamiento, uso del
W.C. y alimentación relacionados con disminución de la fuerza y la resistencia;
deterioro cognoscitivo; deterioro neuromuscular; deterioro musculoesquelético
manifestado por una incapacidad para realizar las actividades
básicas anteriormente citadas.
DEPENDERÁ DE LA GRAVEDAD DEL PROCESO PATOLÓGICO DEL
PACIENTE
* Determinar que grado de dependencia tenía el paciente antes del proceso
quirúrgico, con el fin de valorar el grado de recuperación.
* Facilitar y proporcionar al paciente todos los medios necesarios para
suplir su déficit de autocuidados.
* Fomentar rápidamente y en el mayor grado posible a que el paciente realice
aquellas actividades con relación a sus cuidados básicos.
* Si existen problemas de fuerza y/o coordinación muscular: realizar ejercicios
de fortalecimiento con movimientos amplios y simples; los ejercicios
deben realizarse de forma lenta y suave.
PROBLEMAS INTERDEPENDIENTES
Precisan solución Interdependiente.
HEMORRAGIA CEREBRAL
ANEURISMA CEREBRAL
TRAUMATISMO CRANEAL
* C.P. (Complicación Potencial): aumento de la P.I.C secundario a hemorragía
intracerebral.
* Viguilar estado neurológico cada hora para detectar precozmente procesos
hemorrágicos intracerebrales derivados del proceso quirúrgico y/o
complicaciones.
* Avisar ante cambios neurológicos al intensivista.
* Administrar el tratamiento prescrito.
* Evitar aquellas actividades que puedan favorecer un aumento sostenido
de la P.I.C.
ACCIDENTE VASCULAR CEREBRAL
* C.P.: Ictus secundario a obstrucción vascular cerebral.
* Vigilar estado neurológico cada hora para detectar precozmente procesos
obstructivos intracerebrales derivados del proceso quirúrgico.
* Avisar ante cambios neurológicos al intensivista.
* Administrar el tratamiento prescrito.

TRAUMATISMO CEREBRAL
* C.P.: Crisis convulsiva secundaria a lesión neuronal, trastornos hidroelectrolíticos,
T.C.E., trastorno vascular cerebral, infecciones del S.N.C, etc.
* Vigilar estado neurológico cada hora.
* Administrar el tratamiento prescrito.
* Evitar en lo posible cualquier maniobra que pueda desencadenar una
descarga anormal neuronal.
LESIÓN MEDULAR
* C.P.: Compresión de la médula espinal secundaria a edema postquirúrgico
* Vigilar estado de conciencia para detectar precozmente procesos hemorragicos
intracerebrales derivados del proceso quirúrgico.
* Avisar ante cambios neurológicos al intensivista .
* Evitar en lo posible cualquier maniobra que pueda desencadenar una
descarga anormal neuronal.
LESIÓN MEDULAR
* C.P: Disreflexia autonómica secundaria a estímulos vagales.
PATOLOGÍAS MEDULARES
* Vigilar estado neurológico del paciente con el fin de detectar precozmente
alteraciones.
* Avisar ante cambios neurológicos al intensivista.
* Evitar en lo posible maniobras que puedan producir reflejos medulares.
* Evitar el vaciado rápido vesical mediante canalización permanente de la vejiga.
* Evitar la impactación fecal con cuidados periódicos del intestino
(Laxantes, supositorios).
* Tratamiento según prescripción facultativa de los espasmos musculares
(Diazepan).
PROBLEMAS INTERDEPENDIENTES
Precisan solución Interdependiente.
ANEURISMA INTRACRANEAL
* C.P. Vasoespasmo secundario a Hemorragía subaracnoidea.
* Administrar el tratamiento prescrito.( vasodilatadores).
* Vigilar el estado neurológico cada hora.
ANEURISMA INTRACRANEAL
* C.P. Hidrocefalia secundaria a hemorragía intracerebral.
* Administrar el tratamiento prescrito. (Vasodilatadores).
* Vigilar el estado neurológico cada hora.
* Cuidados del cateter intracraneal. (Ventrilculostomía).
* Vigilar y anotar cada hora la PIC y drenado de L.C.R.

Entry filed under: Cirugía, Documentos de importancia, Neurobiología, Tratamientos. Tags: .

Manejo del dolor en el paciente oncológico ERRORES TERAPÉUTICOS: Errores en medicación, comunes en niños con cáncer en EEUU

8 comentarios Add your own

  • 1. GLIOMA NERVIO ÓPTICO  |  septiembre 6, 2007 a las 5:37 pm

    ME GUSTARIA SABER SI LOS GLIOMAS SON OPERABLES : COMO SERIA LA OPERACIÓN Y SU TRATAMIENTO. COMO TAMBIEN SUS COMPLICACIONES ETC… UN SALUDO

    Responder
  • 2. jessenia  |  septiembre 21, 2007 a las 8:03 pm

    no esta nada mal para que gracias `por la informacion

    Responder
  • 3. Elena  |  junio 2, 2008 a las 8:04 pm

    me gustaria mas informacion que este separado por lobulos que sea mas especifico en cuanto a las cisuras y surcos del cerebro a las partes mas pequeñas

    Responder
  • 4. francis ringler  |  junio 9, 2008 a las 3:17 am

    qe buena la paginaa, iege aka asiendo un trabajo y me sirvio lo qe lei aka….
    estudio preparador fisico ojalas me pudieran mandar informasion saludoss…

    aios!

    Responder
  • 5. martha  |  abril 20, 2009 a las 6:08 pm

    mi hija tubo un accidente hace 4 meses y no siente ni puede mover su brazo derecho, el diagnostico que me dan en la en resonancia magnetica es:
    alteraciones en la emergencia de vainas radiculares en topografia supraclavicular con presencia de pseudomeningocele debia a avulsion de vainas radicualres y cambios a nivel de ramas infraclaviculares sugiriendo la presencia de una avulsion parcial nerviosa.
    le agradeceria mucho su opinion.

    Responder
  • 6. Aleida Rosa  |  junio 10, 2009 a las 9:35 pm

    hace tres mases fui operada laminetomia L4-L5
    columna lumbosacra colocacion de tornillo pediculares, SKTE. de unos dia siento mucha molestia
    en el lado izquierdo me molesta caminar siento encojimiento en todas la columna la piernas me duelen mucho nio puedo dormir pues no puedo voltearme de un lado para otro cuando me voy a levantar ciento dolor fuerte en las planta de los pies ?
    Que me puede ayudar que hacer me siento muy deprimida pues pensaba que podia volver a caminar normar espero su respuesta gracia .

    Responder
  • 7. NELLY HERNANDEZ  |  julio 13, 2009 a las 2:53 am

    soy enfermera aca en uruguay de ambulancia pero necesitaria saber algo que me llamo la atencion en un paciente que llevamos a hacer una tomografia computada su resultado dio un cierre incompleto del arco L5 los trastornos de la paciente joven de 25 años son dolor al caminar de MMI,MMS lo que segun ella cada ves mas le dificulta caminar .tiene esto alguna sancion quirurgica o de tratamiento ncesitaria informarme mas sobre esa patologia que me parecio bastante interesante agradesco una respuesta a mi correo electronico mil gracias.

    Responder
  • 8. NELLY HERNANDEZ  |  julio 13, 2009 a las 2:59 am

    informacion en español de cierre delarco L5

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


La Fundación Anna Vázquez es una entidad sin fines de lucro aprobada legalmente según Personería Jurídica Nº 361/07 CUIT30-71028256-7 Tiene como misión atender las necesidades del niño enfermo de cáncer cerebral y su familia a lo largo de las distintas etapas de la enfermedad. IMPORTANTE: Este es un SITIO DE DIVULGACIÓN CIENTÍFICA, por lo cual contiene imágenes médicas que pueden alterar su sensibilidad
Los artículos puestos a consideración aquí son de carácter netamente informativo y de ninguna manera deben tomarse como consejo profesional, visite a su médico para obtener diagnóstico y tratamiento. Las expresiones aquí vertidas en los comentarios o en los artículos recopilados, son exclusiva responsabilidad de sus autores y no concuerdan necesariamente con las opiniones de quienes formamos la Fundación.

Estadísticas del Web Site de la Fundación Anna Vázquez

  • 11,915,931 personas ya nos visitaron...
junio 2007
L M X J V S D
« May   Jul »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930  

Archivos de la Fundación Anna Vázquez


A %d blogueros les gusta esto: