El Niño que se Somete a la Cirugía IV

agosto 27, 2007 at 3:41 pm Deja un comentario

 

20070128cirugiacomicp.jpg

El Día de la Cirugía

Qué esperar el día de la cirugía:

Es extremadamente importante que haya seguido todas las instrucciones que el cirujano le dio durante la consulta preoperatoria. Llegar a una hora incorrecta o dejar que su hijo coma o beba después del horario prescripto puede causar demoras en la cirugía, o incluso es posible que ésta deba ser pospuesta o cancelada.

Es conveniente que realice los preparativos necesarios para el cuidado de los hijos que deben permanecer en el hogar. Deberá centrar toda su atención en la cirugía a la que será sometido su hijo.

Antes de ir al hospital, quite todas las alhajas que lleve su hijo (por ejemplo, relojes, collares o aros) y déjelos en su casa para que no se pierdan. Además, sáquele el esmalte de uñas para que se pueda observar el color de los lechos ungueales durante y después de la cirugía.

Una vez en el hospital, es probable que ocurra lo siguiente:

  • Le pondrán a su hijo una bata hospitalaria.
  • Le colocarán a su hijo un brazalete de identificación del hospital que lleva su nombre, fecha de nacimiento y el número del hospital.
  • Se controlarán los signos vitales como la frecuencia cardíaca, la frecuencia respiratoria y la presión sanguínea.
  • A usted le formularán muchas de las preguntas que ya ha contestado. Es una medida de seguridad para verificar que toda la información de la historia clínica de su hijo es correcta. Le preguntarán sobre alergias, medicamentos y enfermedades contagiosas a las que el niño pueda haber estado expuesto.
  • Un anestesiólogo revisará a su hijo y responderá las preguntas que desee realizar.
  • Un Especialista en Niños irá a ver a su hijo a fin de prepararlo para el proceso y responder cualquier pregunta que su hijo desee hacer.
  • En la mayoría de los casos, el cirujano habla con los padres para estar seguro de que el niño está preparado para la cirugía.

Como progenitor, si su hijo es alérgico a algún medicamento o al látex, asegúrese de que le coloquen un brazalete que indique la alergia y que ésta se pueda observar en la parte externa de la ficha del hospital.

Cuando llegue el momento de realizar la cirugía, se presentará un enfermero para llevar a su hijo hasta el quirófano. Usted puede acompañarlo hasta la puerta de entrada. Ése es el momento de abrazarlo, besarlo y decirle que estará esperándolo muy cerca y que pronto lo verá nuevamente. Se verificará de nuevo la identidad de su hijo y se controlará que toda la información de la ficha del paciente es correcta. A usted le indicarán dónde esperar mientras se esté llevando a cabo la cirugía. Cuando finalice la intervención, el cirujano hablará con usted y le informará sobre la misma.

La Cirugía y el Lactante

¿Podrá mi bebé seguir amamantándose luego de la cirugía?

Cuando un bebé debe someterse a una cirugía, ésta suele ser una experiencia aterradora para los padres y el niño. Sin embargo, la estrecha relación y la seguridad que se obtiene con la lactancia pueden llegar a ser tranquilizadoras y reconfortantes. Generalmente, es necesario suspender el amamantamiento un tiempo antes, durante y después de la cirugía. Éste es un requisito necesario tanto en los procedimientos menores, en los que su bebé sólo debe estar en el hospital unas pocas horas, como en los más complicados, que requieren varios días de hospitalización.

La lactancia normalmente debe interrumpirse antes, durante y después de la cirugía porque la anestesia que se le administra a su bebé para que duerma durante la intervención puede provocarle náuseas y vómitos si se lo ha alimentado recientemente. Es conveniente que el bebé tenga el estómago vacío para evitar las complicaciones que pueden ocurrir si su bebé vomita durante la operación. En la mayoría de los casos, su bebé podrá seguir tomando el pecho hasta unas horas antes de la cirugía. Sin embargo, es fundamental que consulte con el médico de su hijo antes de la operación. Si se lo alimenta poco antes de la cirugía, ésta tendrá que ser reprogramada.

La lactancia después de la cirugía:

En la mayoría de los casos, su bebé podrá volver a tomar el pecho una vez que esté lo suficientemente despierto como para beber líquidos sin problemas. Siempre siga las recomendaciones del médico. Independientemente de la duración de este proceso, hay algunas cosas que usted puede hacer para que la experiencia sea menos estresante, como, por ejemplo:

  • Dado que quizás deba omitir una o más sesiones de amamantamiento, puede intentar extraer su leche utilizando un sacaleches para aliviar las molestias y mantener el suministro. Este proceso será un poco más fácil si lo planea con anticipación.
  • Pregunte al médico de su hijo o a una enfermera en qué lugar del hospital puede extraerse la leche. En general, suele haber sacaleches eléctricos disponibles para su uso. Si debe omitir varias sesiones de amamantamiento y no puede quedarse en el hospital todo el tiempo, quizás le resulte útil alquilar un sacaleches eléctrico en el hospital para utilizarlo allí.
  • La producción continua de leche depende de su extracción regular y efectiva hasta que su bebé esté en condiciones de volver a tomar el pecho. Extraiga la leche en los mismos horarios en los que normalmente su bebé se alimentaría y utilice un equipo doble de recolección de leche que le permita extraer leche de ambos pechos a la vez. Para la mayoría de las madres, la extracción de leche se realiza en 10 minutos aproximadamente, si se lo hace con los dos pechos a la vez, o bien 10 minutos para cada uno. Si su bebé es recién nacido y usted todavía no tiene leche, asegúrese de efectuar el procedimiento de extracción por lo menos ochos veces cada 24 horas. Es probable que no extraiga leche durante las primeras sesiones, y quizás obtenga solamente algunas gotas durante varias sesiones posteriores. La leche obtenida antes del día 3 al 5 después del parto se llama calostro, y generalmente se produce en poca cantidad. Sin embargo, el calostro es especialmente rico en factores antiinfecciosos, que son importantes para su hijo.
  • La leche materna puede ser congelada durante varios meses o, si se la mantiene refrigerada, solamente deberá ser utilizada dentro de las 24 a 48 horas posteriores a su extracción. Deberá extraer, etiquetar y almacenar la leche de manera apropiada. Para obtener mayor información sobre la extracción y almacenamiento de leche materna, consulte a un especialista acreditado en lactancia (su sigla en inglés es IBCLC).
  • En la mayoría de los casos, puede reanudar el amamantamiento cuando su bebé se despierte de la anestesia. Sin embargo, la cirugía suele ser muy perturbadora y quizá el bebé no tenga deseos o no esté en condiciones de tomar el pecho inmediatamente después de la intervención. Si su bebé no puede amamantarse durante el lapso habitual, puede extraerse la leche luego de alimentarlo para vaciar sus pechos y mantener la producción.

Debido que a éste es un momento estresante para la familia, es probable que disminuya el suministro de leche. No olvide descansar y mantener las ingestas de comida y líquidos durante este período para poder estar sana y mantener el suministro de leche materna.

Después de la Cirugía:  Molestias y Complicaciones

¿Cuáles son algunas de las molestias postoperatorias más comunes?

Las molestias que se presentan después de una operación dependen del tipo de cirugía efectuada. Algunas de las molestias más comunes son:

  • náuseas y vómitos (por la anestesia general)
  • dolor de garganta (si el paciente requiere respiración artificial; el dolor es provocado por el tubo que se coloca en la tráquea para que el paciente pueda respirar durante la cirugía)
  • dolor y tumefacción alrededor del sitio de la incisión
  • intranquilidad e insomnio
  • sed
  • constipación y flatulencia

¿Qué complicaciones se pueden producir después de la cirugía?

Luego de la cirugía suelen presentarse algunas complicaciones. A continuación, se enumeran las complicaciones más comunes, definidas por la Asociación Médica Estadounidense (American Medical Association). Sin embargo, cada individuo puede experimentar las complicaciones y molestias de distinta manera. El tratamiento específico para cualquier complicación que se presente después de la cirugía será determinado sobre la base de:

  • la edad de su hijo, su estado general de salud y sus antecedentes médicos.
  • la gravedad del trastorno
  • el tipo de cirugía realizada
  • la tolerancia de su hijo a determinados medicamentos, procedimientos o terapias
  • su opinión o preferencia

Las complicaciones postquirúrgicas pueden incluir, entre otras, las siguientes:

  • Shock:
    El shock es la reducción peligrosa del flujo de sangre a través del cuerpo. La causa más frecuente es la disminución de la presión arterial. El tratamiento puede incluir las siguientes medidas:

    • detener cualquier pérdida de sangre
    • mantener abiertas las vías respiratorias
    • mantener al niño acostado
    • reducir la pérdida de calor utilizando frazadas
    • infusión endovenosa (su sigla en inglés es IV) de sangre o líquidos
    • oxígeno terapia
    • medicamentos
  • Hemorragia:
    El término “hemorragia” significa sangrado. La pérdida rápida de sangre en el sitio de la cirugía, por ejemplo, puede producir un shock. El tratamiento de la pérdida rápida de sangre puede incluir lo siguiente:

    • infusiones de solución salina y preparación de plasma para el reemplazo de líquidos.
    • transfusiones de sangre
    • detención del sangrado con suturas (puntos), cauterización (sellado de los vasos sanguíneos con calor) o reparación o extirpación de órganos o tejidos dañados
  • Infección de la herida:
    Cuando ingresan bacterias en el sitio de la cirugía, puede producirse una infección. Las infecciones pueden retardar el proceso de cicatrización. Las infecciones de las heridas pueden extenderse a tejidos u órganos adyacentes, o a zonas distantes a través del torrente sanguíneo. El tratamiento de las heridas infectadas puede incluir lo siguiente:

    • antibióticos
    • drenaje de los abscesos (acumulaciones de pus bajo la piel que se producen por la infección)
    • abertura de la incisión para eliminar el material infectado
  • Complicaciones pulmonares:
    Las complicaciones pulmonares pueden presentarse debido a la falta de respiración profunda durante los primeros días posteriores a la cirugía. Las molestias postoperatorias pueden hacer que sea más difícil respirar profundamente o toser para eliminar la mucosidad presente en los pulmones. A veces se recomiendan ejercicios de respiración profunda para ayudar a mantener en buenas condiciones a los pulmones después de una cirugía. Le darán a su hijo un pequeño aparato para respirar llamado espirómetro de incentivo, que lo ayuda a respirar profundamente. Los síntomas de las complicaciones pulmonares pueden incluir:

    • sibilancia
    • dolor en el pecho
    • fiebre
    • tos
  • Retención urinaria:
    Luego de la cirugía, puede producirse una retención urinaria temporal, o incapacidad para vaciar la vejiga. La retención urinaria se produce por el anestésico, y generalmente se trata mediante la introducción de un catéter para drenar la vejiga hasta que el paciente recupere el control de su vejiga.
  • Reacción a la anestesia:
    Pueden producirse distintas reacciones a los anestésicos, aunque éstas son poco frecuentes. Los síntomas pueden incluir:

    • mareo
    • sibilancia
    • erupción
    • baja presión arterial
    • fiebre alta
    • problemas hepáticos
    • agitación y confusión

Las probabilidades de que se presenten complicaciones luego de la cirugía varían según el caso y la operación realizada. Para obtener más información, consulte siempre con el médico de su hijo y el anestesiólogo.

El Control del Dolor

¿Sentirá dolor mi hijo luego de la cirugía?

Luego de la cirugía, es posible que su hijo experimente dolor por causas físicas, pero la sensación de dolor también depende de factores emocionales y psíquicos complejos. La determinación del grado de dolor que su hijo experimenta es un procedimiento complejo. Para ayudar a su hijo a describir el dolor, el equipo quirúrgico puede utilizar una escala del 0 al 10 o ilustraciones con distintos rostros. Los médicos a cargo del cuidado de su hijo pueden determinar cuál es la molestia más común según el tipo de cirugía que se haya realizado, y administrar entonces los medicamentos recetados; sin embargo, usted, como padre, conoce mejor a su hijo. Si su hijo se muestra agitado o retraído de manera poco habitual, usted deberá hacérselo saber al equipo de profesionales de la salud para que ellos puedan evaluar con más precisión la eficacia del medicamento recetado.

¿Qué analgésicos se le administrarán a mi hijo?

Existe una gran variedad de analgésicos que se le pueden administrar a su hijo. El médico de su hijo le indicará los medicamentos específicos que considere más eficaces. Esto dependerá del tipo de cirugía a la que su hijo se haya sometido, su edad y desarrollo y cualquier otro tipo de experiencia previa que el niño haya tenido con cirugías y administración de analgésicos.

Si su hijo sufre dolores moderados o severos, seguramente se le administrarán narcóticos durante y después de la cirugía. Si después de la cirugía el niño se encuentra en la UCI (unidad de cuidados intensivos), es posible que también reciba sedantes junto con los analgésicos. Los sedantes pueden disminuir la ansiedad, inducir al sueño y eliminar recuerdos de situaciones desagradables. Los narcóticos no producen adicción si se los utiliza para un control adecuado del dolor.

¿Cómo se le administrarán los analgésicos a mi hijo?

Si el niño está recibiendo analgésicos sin narcóticos, generalmente se administran en forma de píldora a los niños de mayor edad y como medicamento líquido a los niños más pequeños. A veces, es posible que el niño tenga náuseas y vómitos después de la cirugía, en cuyo caso puede ser necesaria la utilización de supositorios.

Es posible que su hijo reciba los medicamentos por vía endovenosa (su sigla en inglés es IV) después de la cirugía, especialmente si permanecerá hospitalizado uno o varios días. Muchos analgésicos pueden ser administrados mediante la infusión de líquidos por vía endovenosa (IV).

¿Qué es una bomba epidural?

Durante algunas cirugías se utiliza anestesia epidural. Este tipo de anestesia se administra a través de un pequeño catéter introducido en el “espacio epidural” que circunda la médula espinal. Es posible conectar el catéter a una bomba que administre un flujo continuo de medicamentos. Después de la cirugía, se puede dejar este catéter durante uno o dos días.

¿Qué es una bomba ACP?

La sigla ACP (su sigla en inglés es PCA) significa analgesia controlada por el paciente. Con una bomba ACP, se le puede administrar a su hijo una dosis continua o intermitente (o ambas) de medicamentos narcóticos por vía endovenosa (IV). En el caso de la dosis intermitente, cuando su hijo se sienta mal pulsará un botón que administrará una dosis de analgésicos. Por ejemplo, su hijo puede regresar de la cirugía con una bomba ACP que haya sido programada para administrar una dosis continua de analgésicos cada hora. También puede programarse la bomba para que su hijo reciba una cantidad adicional de medicamentos si lo necesita, tan sólo pulsando un botón. El médico será quien establezca la dosis; su hijo no podrá administrarse una gran cantidad. El día posterior de la cirugía, el cirujano puede suspender la infusión continua. De esta manera, solamente se administrará una dosis intermitente cuando se pulse el botón. La programación de la bomba puede ser regulada tan sólo por el equipo a cargo del cuidado de la salud de su hijo, con una llave especial. Se ha comprobado que hasta los niños de 4 años pueden utilizar las bombas ACP con eficacia.

¿Se le administrarán analgésicos a mi hijo en casa?

El médico de su hijo analizará con usted la necesidad de administrar medicamentos en el hogar. Si su hijo todavía necesita narcóticos, el médico se los recetará antes de que su hijo sea dado de alta del hospital.

Cómo aliviar el malestar de mi hijo:

Los padres saben tranquilizar a sus hijos mejor que nadie. A continuación, se enumeran algunas sugerencias que podrían serle útiles a la hora de tranquilizar a su hijo:

  • Todos los niños necesitan ser abrazados, acariciados y mimados por las personas más importantes en su vida. Pida ayuda al personal de enfermería si desea abrazar a su hijo pero no sabe exactamente cómo hacerlo debido a los aparatos o a las vendas.
  • El juego es una actividad muy común en la vida de su hijo. Puede ayudar a aliviar tanto las tensiones del niño como las suyas y también es una distracción que hace sentir mejor al niño. Si su hijo puede levantarse de la cama, averigüe si el hospital cuenta con una sala de juegos a la que pueda llevarlo. Además, lleve libros de cuentos, libros para pintar, rompecabezas, juegos de mesa y otros juguetes que puedan usarse en la cama.
  • Consulte acerca de la posibilidad de conseguir una reproductora de vídeo para que el niño pueda mirar películas o programas de entretenimientos. Consulte también si el hospital dispone de vídeo juegos que su hijo pueda utilizar en la cama o en la sala de juegos.
  • La música puede resultar muy reconfortante, y se ha demostrado que alivia la tensión muscular.
  • Hable con un Especialista en Niños que pueda ofrecerle estrategias adicionales que lo ayuden a tranquilizar a su hijo.

La Terapia del Juego

¿Qué es la terapia del juego?

La terapia del juego se utiliza para satisfacer las necesidades emocionales de los niños que sufren alguna enfermedad o que se someten a una cirugía y deben ser hospitalizados. La hospitalización es estresante tanto para los niños como para los demás miembros de la familia. A veces, los niños se sienten temerosos, confundidos y fuera de control. La terapia del juego se utiliza para ayudar a que los niños entiendan y puedan sobrellevar la enfermedad, la cirugía, la hospitalización, los tratamientos y los procedimientos.

¿Cuál es el objetivo de la terapia del juego?

El objetivo de la terapia del juego es ofrecer un abordaje centrado en la familia para ayudar a que su hijo se adapte al cuidado del hospital. Un Especialista en Niños puede colaborar en la satisfacción de las necesidades emocionales de los niños en el hospital estableciendo un vínculo con su hijo, dándole la oportunidad de expresarse y permitiéndole adaptarse a su situación a través de la terapia del juego. Los padres del niño tienen la oportunidad de aprender nuevas estrategias para tranquilizarlo y fomentar el continuo desarrollo del bebé mientras se recupera en el hospital.

Los Especialistas en Niños pueden ayudar a su hijo y a los otros niños de la familia con:

  • actividades lúdicas que preparen a su hijo para los procedimientos médicos y que le permitan informarse sobre la cirugía.
  • estrategias de relajación y control del dolor.
  • la oportunidad de que su hijo exprese sus sentimientos a través de juegos comunes.
  • las necesidades de los hermanos:
    • Los niños que permanecen en su hogar pueden estar preocupados por el hermano o la hermana que se encuentra en el hospital. Pueden estar molestos porque papá y mamá están lejos de ellos demasiado tiempo. El Especialista en Niños puede ayudarlo a aclarar las dudas que usted tenga respecto a los niños que permanecerán en el hogar.
    • Ir de visita al hospital también puede ser estresante para los hermanos del paciente. El Especialista en Niños puede colaborar en la preparación de los hermanos antes de la visita, de manera que logren entender lo que verán y cómo se sentirán antes y después de visitar a su hermano en el hospital.

    La Dada de Alta del Hospital

    ¿Cuándo será dado de alta mi hijo?

    Si su hijo debe someterse a una cirugía menor, es posible que sea dado de alta pocas horas después de la intervención. El equipo a cargo de la salud de su hijo verificará que el niño esté totalmente despierto, que sus signos vitales (es decir: frecuencia cardíaca, respiratoria, temperatura y presión sanguínea) sean normales y que pueda tomar líquidos por vía oral sin vomitar.

    Incluso después de una cirugía menor, algunos niños permanecerán en el hospital toda la noche para su observación y para recibir medicamentos que los ayuden a tolerar el dolor o a prevenir infecciones. El padre o la madre podrán quedarse con el niño durante la noche. A la mañana, el cirujano examinará a su hijo y determinará si puede ser dado de alta.

    Si su hijo es dado de alta dentro de las 24 horas posteriores a la cirugía, es posible que:

    • duerma más de lo habitual durante el primer o los primeros dos días en el hogar.
    • tenga náuseas y vómitos o falta de apetito.
    • pierda el equilibrio al caminar.

    Estos problemas suelen estar relacionados con la anestesia y deberían mejorar al cabo de 24 a 48 horas del regreso al hogar. Si los síntomas persisten, consúltelo con el médico de su hijo.

    Después de una cirugía mayor, su hijo deberá permanecer en el hospital. Es posible que algunos niños estén en la UCI durante una o más noches. Su hijo será transferido de la UCI a la unidad pediátrica común. En la primera consulta preoperatoria, el cirujano debería estar en condiciones de ofrecerle un cálculo aproximado de la cantidad de días durante los cuales su hijo deberá permanecer en el hospital.

    Una vez que el cirujano haya determinado que su hijo puede ser dado de alta, una enfermera diplomada le informará sobre los cuidados en el hogar y le dará instrucciones por escrito. Antes del alta, asegúrese de comprender:

    • qué tratamiento debe proporcionar a su hijo en el hogar, como el cambio de las vendas de una herida o la realización de ejercicios de inspiración profunda.
    • qué medicamentos debe suministrar a su hijo, como antibióticos o analgésicos.
    • qué restricciones existen para su hijo en cuanto a la práctica de determinadas actividades y durante cuánto tiempo deberá cumplirlas.
    • cuándo puede su hijo tomar un baño o una ducha.
    • cuándo puede su hijo regresar a la escuela o la guardería, y si se necesita un permiso por escrito del médico para poder hacerlo. También es una buena oportunidad para obtener un justificativo que exima a su hijo de participar en las clases de educación física.
    • cuáles son los signos y síntomas de las posibles complicaciones relacionadas con el tipo de cirugía a la que se ha sometido su hijo y a quién informárselos.
    • cuándo regresar para una consulta de control por consultorio externo.

    Si su hijo necesita tomar medicamentos en su casa, se le proporcionará una receta que deberá completar en la farmacia local de su elección.

Entry filed under: Casos Clínicos, Cirugía, Documentos de importancia. Tags: .

El Niño que se Somete a la Cirugía III La Hematología y los Trastornos de la Sangre

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


La Fundación Anna Vázquez es una entidad sin fines de lucro aprobada legalmente según Personería Jurídica Nº 361/07 CUIT30-71028256-7 Tiene como misión atender las necesidades del niño enfermo de cáncer cerebral y su familia a lo largo de las distintas etapas de la enfermedad. IMPORTANTE: Este es un SITIO DE DIVULGACIÓN CIENTÍFICA, por lo cual contiene imágenes médicas que pueden alterar su sensibilidad
Los artículos puestos a consideración aquí son de carácter netamente informativo y de ninguna manera deben tomarse como consejo profesional, visite a su médico para obtener diagnóstico y tratamiento. Las expresiones aquí vertidas en los comentarios o en los artículos recopilados, son exclusiva responsabilidad de sus autores y no concuerdan necesariamente con las opiniones de quienes formamos la Fundación.

Estadísticas del Web Site de la Fundación Anna Vázquez

  • 11,919,987 personas ya nos visitaron...
agosto 2007
L M X J V S D
« Jul   Sep »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  

Archivos de la Fundación Anna Vázquez


A %d blogueros les gusta esto: