Aspectos generales de la nutrición en el tratamiento del cáncer

octubre 10, 2007 at 11:07 am 1 comentario

 

nutricion.jpg

Fuente: http://www.cancer.gov

El cáncer y el tratamiento del cáncer pueden producir efectos secundarios relacionados con la nutrición.

El régimen alimentario es una parte importante del tratamiento del cáncer. El consumo de los tipos adecuados de alimentos antes, durante y después del tratamiento puede ayudar al paciente a sentirse mejor y conservar su fortaleza. A fin de garantizar una nutrición adecuada, el individuo debe comer y beber suficientes alimentos que contienen nutrientes fundamentales (vitaminas, minerales, proteínas, carbohidratos, grasas y agua). No obstante, en el caso de muchos pacientes, algunos efectos secundarios del cáncer y sus tratamientos dificultan la ingestión adecuada de alimentos. Entre los síntomas que interfieren con el comer, tenemos la anorexia, náusea, vómito, diarrea, estreñimiento, llagas bucales, problemas al tragar y dolor. Se observan repercusiones en el apetito, el gusto, olfato y la capacidad de comer los suficientes alimentos o absorber los nutrientes de los alimentos.

La malnutrición (falta de nutrientes clave) es una consecuencia probable, con lo cual el paciente se siente débil, cansado e incapaz de resistir las infecciones o tolerar los tratamientos del cáncer. El consumo de cantidades insuficientes de proteínas y calorías es el problema nutricional más común al que se enfrentan muchos pacientes de cáncer. Las proteínas y las calorías son importantes para la curación, la lucha contra la infección y el suministro de energía.

La anorexia y la caquexia son causas comunes de malnutrición en los pacientes con cáncer.

La anorexia (la pérdida del apetito o del deseo de comer) es un síntoma común en las personas con cáncer. Puede ocurrir al comienzo de la enfermedad o más adelante cuando el tumor crece o se disemina. Algunos pacientes podrían padecer anorexia al momento del diagnóstico del cáncer. Casi todos los pacientes que tienen cáncer metastásico padecerán anorexia. Esta afección es la causa más común de malnutrición en los pacientes de cáncer.

La caquexia es un síndrome de emaciación o desgaste físico que produce debilidad y pérdida del peso, grasa y músculos. Generalmente se presenta en pacientes con tumores en los pulmones, páncreas y las vías gastrointestinales superiores y con menos frecuencia en pacientes con cáncer de mama o cáncer gastrointestinal inferior. La anorexia y la caquexia suelen ocurrir juntas. La pérdida de peso puede deberse a la ingestión de menos calorías, un mayor gasto de calorías o una combinación de ambas. La caquexia puede ocurrir en personas que ingieren suficientes alimentos, pero que no pueden absorber los nutrientes. La caquexia no se relaciona con el tamaño, el tipo o la metástasis del tumor. La caquexia durante el cáncer no equivale a desfallecimiento por hambre. El cuerpo de una persona sana puede adaptarse a este tipo de desfallecimiento al disminuir el empleo de nutrientes, pero en los pacientes con cáncer, el cuerpo no realiza esta adaptación.

Buenos hábitos alimentarios durante el tratamiento del cáncer pueden ayudar al paciente a hacer frente a los efectos del cáncer y su tratamiento.

La terapia nutricional puede ayudar a los pacientes con cáncer a obtener los nutrientes que necesitan a fin de mantener el peso corporal y la fortaleza, evitar las lesiones en el tejido corporal, reconstruir tejido y combatir infecciones. Las pautas para el consumo de alimentos para los pacientes con cáncer pueden ser muy diferentes a las sugerencias usuales para el consumo saludable de alimentos. Las recomendaciones sobre nutrición para los pacientes con cáncer están diseñadas a fin de ayudarlos a tolerar los efectos del cáncer y su tratamiento. Algunos tratamientos del cáncer son más eficaces si el paciente está bien alimentado y consume las calorías y las proteínas necesarias en el régimen alimentario. Las personas que comen bien durante el tratamiento de la afección pueden incluso tolerar dosis más altas de ciertos tratamientos. El estar bien alimentado, guarda estrecha relación con un mejor pronóstico (probabilidad de recuperación).

Citas bibliográficas en algunos sumarios del PDQ de información sobre Medidas de Sostén pueden incluir enlaces a sitios Web externos que son operados por personas u organizaciones con el propósito de comercializar o promover el uso de tratamientos o productos específicos. Estas citas bibliográficas se incluyen para fines informativos solamente. Su inclusión no debe considerarse un aval del contenido de los sitios Web o de ningún tratamiento o producto por parte de la Junta Editorial sobre Cuidado Médico de Apoyo del PDQ o el Instituto Nacional del Cáncer (NCI, por sus siglas en inglés).

El cáncer puede cambiar la forma en que el cuerpo procesa los alimentos.

Los tumores pueden producir sustancias químicas que modifican la manera en que el cuerpo emplea ciertos nutrientes. Esto puede afectar en cómo el cuerpo emplea las proteínas, carbohidratos y grasas, especialmente por parte de tumores del estómago o los intestinos. El paciente aparentemente ingiere alimentos suficientes pero el cuerpo no puede absorber todos los nutrientes de estos. Los regímenes alimentarios con contenido más alto de proteínas y calorías contribuyen a corregir esto y evitan el brote de caquexia. Los medicamentos también podrían ser útiles. Es importante realizar el seguimiento de la nutrición desde el comienzo, dado que es difícil revertir completamente.

Los medicamentos podrían ayudar a aliviar los síntomas del cáncer y los efectos secundarios que causan pérdida de peso.

Es importante el tratamiento temprano de los síntomas del cáncer y de los efectos secundarios que afectan la alimentación y causan pérdida de peso. Tanto la terapia nutricional como los medicamentos pueden ayudar al paciente a mantener un peso saludable. Los tipos de medicamentos utilizados generalmente para aliviar estos síntomas y los efectos secundarios incluyen los siguientes:

  • Medicamentos para prevenir la náusea y el vómito.
  • Medicamentos para prevenir la diarrea.
  • Enzimas pancreáticas.
  • Laxantes (para poder evacuar con facilidad).
  • Medicinas para los problemas orales (para limpiar la boca, estimular la saliva, prevenir infecciones, aliviar el dolor y sanar las heridas).
  • Medicamentos para el dolor.

Los efectos secundarios relacionados con la nutrición pueden presentarse a raíz de la cirugía.

Más de la mitad de los pacientes con cáncer se someten a cirugía. La cirugía puede incluir la extirpación de ciertos órganos, total o parcialmente, lo cual puede afectar la capacidad del paciente para comer y digerir alimentos. A continuación se mencionan problemas de nutrición en relación con cirugías específicas:

  • La cirugía de la cabeza y el cuello puede provocar problemas al masticar y tragar. La tensión mental debido a la cantidad de tejido extirpado durante la cirugía afecta el apetito.
  • La cirugía en el caso de cáncer de los órganos del sistema digestivo reduce la capacidad de que estos funcionen adecuadamente y disminuye la velocidad de la digestión de los alimentos. La extirpación de parte del estómago puede producir una sensación de saciedad antes de que se consuma una cantidad suficiente de alimentos. La cirugía del estómago también puede producir síndrome de vaciado (vaciado del estómago en los intestinos antes de la digestión de los alimentos). Algunos de los órganos en el sistema digestivo generalmente producen hormonas y sustancias químicas importantes que son necesarias para la digestión. Si la cirugía afecta a estos órganos, la proteína, las grasas, las vitaminas y los minerales en el régimen alimentario tal vez no sean absorbidos normalmente por el cuerpo. Las concentraciones de azúcar, sal y líquidos en el cuerpo podrían desequilibrarse.

Estos problemas se tratan con terapia nutricional y se ayuda a los pacientes con cáncer a recibir los nutrientes que necesitan.

La terapia nutricional se utiliza en el tratamiento de los efectos secundarios de la cirugía relacionados con la nutrición.

La terapia nutricional incluye lo siguiente:

  • Suplementos nutricionales líquidos.
  • Nutrición enteral (provisión de líquido a través de una sonda al estómago o el intestino).
  • Nutrición parenteral (alimentación a través de un catéter al torrente sanguíneo).
  • Medicamentos para mejorar el apetito.

La cirugía puede provocar fatiga, dolor y pérdida del apetito.

Es común que los pacientes padezcan dolor, cansancio o pérdida del apetito después de la cirugía. Durante un período breve de tiempo, algunos pacientes tal vez no puedan comer su dieta habitual como consecuencia de estos síntomas. Las siguientes pautas para la alimentación pueden ser útiles:

  • Evitar bebidas gaseosas (como refrescos) y alimentos que producen gases (como frijoles, guisantes, brócoli, repollo, repollitos de Bruselas, pimientos verdes, rabanitos y pepinos).
  • Si el evacuar con regularidad es un problema, aumentar el consumo de fibras en pequeñas cantidades y beber mucha agua. Fuentes óptimas de fibras incluyen cereales integrales (como avena y salvado), frijoles, verduras, frutas y panes de granos integrales.
  • Escoger alimentos con alto contenido proteico y calórico para ayudar a cicatrizar heridas. Opciones buenas incluyen huevos, queso, leche entera, helado, frutas secas, mantequilla de maní, carne, pollo y pescado. Aumentar las calorías mediante la fritura de alimentos y el uso de la salsa de las carnes asadas, mayonesa y condimentos para ensaladas. Complementos con alto contenido calórico y proteico se encuentran disponibles.

Efecto de la quimioterapia en la nutrición

La quimioterapia puede afectar todo el cuerpo.

La quimioterapia es un tratamiento contra el cáncer que utiliza fármacos para interrumpir el crecimiento de las células cancerosas, bien eliminando las células o bien impidiendo la división celular. Dado que la quimioterapia se dirige a células de rápida división, las células sanas que generalmente crecen y se dividen rápidamente pueden estar afectadas también por los tratamientos contra el cáncer. Estas incluyen células en la boca y en el sistema digestivo.

Efectos secundarios relacionados con la nutrición pueden ocurrir durante la quimioterapia.

Efectos secundarios que interfieren con el consumo y la digestión de alimentos pueden presentarse durante la quimioterapia. Los siguientes efectos secundarios son comunes:

  • Anorexia.
  • Náuseas.
  • Vómitos.
  • Diarrea y estreñimiento.
  • Inflamación y llagas en la boca.
  • Cambios en el gusto de los alimentos.
  • Infecciones.

La terapia nutricional puede tratar los efectos secundarios de la quimioterapia relacionados con la nutrición.

Los efectos secundarios de la quimioterapia pueden impedir que un paciente obtenga los nutrientes necesarios para recuperar recuentos sanguíneos saludables entre uno y otro tratamiento quimioterapéutico. La terapia nutricional trata estos efectos secundarios y ayuda a los pacientes que reciben quimioterapia a obtener los nutrientes que necesitan a fin de tolerar y recuperarse del tratamiento, evitar la pérdida de peso y mantener la salud general. La terapia nutricional incluye lo siguiente:

  • Complementos con alto contenido calórico y proteico.
  • Nutrición enteral (alimentaciones por sonda).

Efecto de la radioterapia en la nutrición

La radioterapia puede afectar células sanas en el área de tratamiento.

La radioterapia es un tratamiento contra el cáncer que emplea rayos X con alto contenido de energía u otros tipos de irradiación para eliminar células cancerosas. Hay dos tipos de radioterapia. La radioterapia externa emplea una máquina fuera del cuerpo para enviar radiación hacia el cáncer. La radioterapia interna utiliza una sustancia radiactiva sellada en agujas, semillas, cables o catéteres que se colocan directamente en el cáncer o cerca del mismo.

La radioterapia puede afectar células sanas que se encuentran cerca del cáncer y tal vez surjan efectos secundarios. Los efectos secundarios dependen en su mayor parte de la dosis de radiación y la parte del cuerpo tratada.

Efectos secundarios relacionados con la nutrición pueden surgir durante la radioterapia.

La radioterapia en cualquier parte del sistema digestivo puede producir efectos secundarios relacionados con la nutrición, por ejemplo:

  • La radioterapia en la cabeza y el cuello provoca anorexia, modificaciones en el gusto, inflamación de la boca y las encías, problemas para tragar, espasmos de la mandíbula, caries o infecciones.
  • La radioterapia en el pecho provoca infecciones en el esófago, problemas para tragar, reflujo esofágico (flujo revertido de los contenidos del estómago al esófago), náuseas o vómitos.
  • La radioterapia en el abdomen o la pelvis produce diarrea, náuseas y vómitos, inflamación del intestino o el recto y fístula (perforaciones) en el estómago o los intestinos. Los efectos a largo plazo incluyen el estrechamiento del intestino, inflamación crónica de los intestinos, absorción deficiente o bloqueo en el estómago o el intestino.
  • La radioterapia también ocasiona cansancio, el cual resulta en disminución del apetito.

La terapia nutricional puede tratar los efectos secundarios de la radioterapia relacionados con la nutrición.

La terapia nutricional durante la radioterapia puede suministrar al paciente suficientes proteínas y calorías para tolerar el tratamiento, evitar la pérdida de peso y mantener la salud general. La terapia nutricional puede incluir lo siguiente:

  • Suplementos nutricionales líquidos entre las comidas.
  • Nutrición enteral (alimentaciones por sonda).
  • Otros cambios en la dieta, como comer porciones pequeñas durante el día y escoger ciertos tipos de alimentos.

Efecto de la inmunoterapia en la nutrición

Efectos secundarios relacionados con la nutrición pueden ocurrir durante la inmunoterapia.

La inmunoterapia es el tratamiento que utiliza el sistema inmunológico del paciente para controlar el cáncer. Esta consiste en utilizar sustancias producidas por el cuerpo mismo o en un laboratorio para aumentar, dirigir o restaurar las defensas naturales del cuerpo contra el cáncer. Este tipo de tratamiento se denomina también terapia biológica o bioterapia.

Los siguientes efectos secundarios relacionados con la nutrición son comunes durante la inmunoterapia:

  • Fiebre.
  • Náuseas.
  • Vómitos.
  • Diarrea.
  • Anorexia.
  • Cansancio.

La terapia nutricional puede ayudar en el tratamiento de los efectos secundarios relacionados con la nutrición de la inmunoterapia.

Si los efectos secundarios de la inmunoterapia no reciben tratamiento, puede presentarse pérdida de peso y malnutrición. Estas afecciones inducen complicaciones durante la recuperación, como curación deficiente o infección. La terapia nutricional puede tratar efectos secundarios de la inmunoterapia y ayudar a los pacientes a obtener los nutrientes que necesitan para tolerar el tratamiento, evitar la pérdida de peso y mantener la salud general.

Efecto del trasplante de médula ósea y células primarias en la nutrición

Existen necesidades nutricionales especiales para el trasplante de médula ósea y células madre.

Los trasplantes de médula ósea y células primarias son métodos que se utilizan para reemplazar las células generadoras de sangre destruidas por el tratamiento con dosis altas de quimioterapia o radioterapia. Se extirpan células primarias (glóbulos inmaduros) de la médula ósea del paciente o un donante y se congelan para almacenamiento. Al término de la quimioterapia y la radioterapia, las células madre almacenadas se descongelan y se devuelven al paciente mediante una infusión. En el lapso de un breve período de tiempo, estas células madre que se infundieron nuevamente en el cuerpo crecen para transformarse y restaurar los glóbulos.

La quimioterapia, la radioterapia y los medicamentos utilizados en el proceso del trasplante pueden producir efectos secundarios que evitan que el paciente coma o digiera los alimentos como lo haría habitualmente. Estos efectos secundarios incluyen los siguientes:

  • Alteraciones en el gusto.
  • Sequedad bucal.
  • Saliva espesa.
  • Llagas en la boca y la garganta.
  • Náuseas y vómitos.
  • Diarrea.
  • Estreñimiento.
  • Falta de apetito.
  • Aumento de peso.

Los pacientes que han recibido trasplante, se enfrentan también a un riesgo muy alto de infección. Las dosis altas de quimioterapia y radioterapia reducen la cantidad de glóbulos blancos, las células que combaten las infecciones. Los pacientes con cáncer deben tener especial cuidado en evitar infecciones y enfermedades transmitidas por los alimentos. Se aconseja a los pacientes evitar el consumo de ciertos alimentos que pueden transportar bacterias dañinas.

La terapia nutricional puede tratar los efectos secundarios del trasplante de médula ósea y células madre relacionados con la nutrición.

Los pacientes que se someten al proceso de trasplante necesitan proteínas y calorías adecuadas para tolerar y recuperarse del tratamiento, evitar la pérdida de peso, combatir las infecciones y mantener la salud general. La terapia nutricional está diseñada también para evitar la posible infección a partir de las bacterias en los alimentos. La terapia nutricional durante el proceso de trasplante puede incluir lo siguiente:

  • Una dieta donde las comidas están cocinadas y procesadas exclusivamente, evitando verduras crudas y frutas frescas.
  • Instrucción sobre el manejo adecuado de los alimentos.
  • Pautas alimentarias específicas acorde con el tipo de trasplante y el sitio del cáncer.
  • Nutrición parenteral (alimentación a través del torrente sanguíneo) durante las primeras semanas después de concluido el trasplante, a fin de garantizar que el paciente reciba las calorías, proteínas, vitaminas, minerales y líquidos necesarios para la buena salud.

 

Entry filed under: Cáncer en General, Documentos de importancia, Enfermedades de la infancia, Nutrición, Pediatría, Tratamientos. Tags: .

Meduloblastoma / Tumor Neuroectodérmico Periférico (PNET) Los Requisitos Nutritivos para un Niño Con Cáncer

1 comentario Add your own

  • 1. ana yris  |  agosto 2, 2009 a las 10:02 pm

    Hola mi nombre es Ana yris Rodriguez, siempre he querido donar algo para los niños con cancer, y me gustaria saber si donando tapas de agua, puedo ayudar a constribuir la sonrrisa de estos pequeños angeles. con quien puedo contactarme gracias.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


La Fundación Anna Vázquez es una entidad sin fines de lucro aprobada legalmente según Personería Jurídica Nº 361/07 CUIT30-71028256-7 Tiene como misión atender las necesidades del niño enfermo de cáncer cerebral y su familia a lo largo de las distintas etapas de la enfermedad. IMPORTANTE: Este es un SITIO DE DIVULGACIÓN CIENTÍFICA, por lo cual contiene imágenes médicas que pueden alterar su sensibilidad
Los artículos puestos a consideración aquí son de carácter netamente informativo y de ninguna manera deben tomarse como consejo profesional, visite a su médico para obtener diagnóstico y tratamiento. Las expresiones aquí vertidas en los comentarios o en los artículos recopilados, son exclusiva responsabilidad de sus autores y no concuerdan necesariamente con las opiniones de quienes formamos la Fundación.

Estadísticas del Web Site de la Fundación Anna Vázquez

  • 11,910,426 personas ya nos visitaron...
octubre 2007
L M X J V S D
« Sep   Nov »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  

Archivos de la Fundación Anna Vázquez


A %d blogueros les gusta esto: